Aprende árabe

El árabe es un idioma hablado por millones de personas. Por ello, es una buena idea aprenderlo. Es difícil para los occidentales pero no imposible. Siempre es mejor, para hacerlo, recibir clases presenciales con un nativo y aprender bien el alfabeto.

Aunque no ofrece tantas ventajas como el inglés –idioma comercial y de negocios por excelencia en la actualidad-, el árabe no es ni mucho menos una lengua minoritaria. Es hablado por muchos millones de personas y, ya sea por motivos de negocios o, simplemente, para entenderse con ellas, es interesante conocerlo.

Pero no se trata de un idioma fácil para el hombre occidental. Por ello, para quién desee aprenderlo, ofrecemos una serie de consejos que facilitarán su estudio.

Foto de un texto en árabe

Un texto escrito en árabe

En primer lugar, debemos elegir entre el árabe estándar y el coloquial. El primero nos da opción a entendernos con mayor número de personas. Además, es el utilizado en los periódicos, la radio, la televisión o los libros. Sin embargo, el coloquial es más útil para hablar con las clases populares si viajamos a alguno de estos países. Podemos elegir entre uno u otro en función de la finalidad que busquemos al aprender el idioma.

Aunque algunas personas pretenden hablarlo sin aprender el alfabeto, confiando en transcripciones, esto es un error. Es fundamental conocer éste, ya que, de lo contrario, nos encontraremos con muchos problemas cuando perfeccionemos nuestro dominio del árabe. Además, las transcripciones suelen ser defectuosas.

Otra elección que debemos hacer es optar por clases presenciales o a distancia. Éstas últimas son, sin duda, más cómodas pero también menos rentables. Se trata de un idioma complicado y siempre nos ayudará la conversación en persona, aún más si nuestro interlocutor es nativo.

Por otra parte, el uso del diccionario suele plantear problemas. Muchas palabras árabes están formadas por un prefijo que provoca despistes. Por ejemplo, la palabra ‘istiqbàal’, que significa ‘recepción’. Para buscarla en el diccionario, el primer impulso sería ir a la letra ‘i’. Sin embargo, no la encontraremos en esa parte de aquél. Debemos buscarla por su raíz y ésta es ‘qbl’, es decir, en la letra ‘q’.

No obstante, esta prevención que debemos tener no resulta tan compleja una vez que nos hemos habituado. Esta circunstancia sucede en muchas lenguas y el árabe sigue los patrones comunes a ellas. Sucede lo mismo con el castellano en palabras como, por ejemplo, ‘desacostumbrado’. Normalmente –aunque algunos diccionarios sí la traen-, para encontrar su significado, no debemos buscarla así, sino en la forma de su sustantivo, ‘costumbre’.

En suma, para un occidental, el aprendizaje de un idioma como el árabe no resulta fácil puesto que es diferente a los de esta parte del mundo. Pero es cuestión de proponérselo y de tener paciencia. Con tiempo y un poco de constancia, podemos conseguirlo.

Fuente: Wikihow.

Foto: Texto en árabe: Doctor Yuri en Flickr.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...