¿Cómo convertirnos en Batman?

Los requisitos para ser Batman en tiempos actuales son más elevados de lo que podríamos imaginar, dado que el héroe requiere muchos gadgets y tecnología.

Tú también puedes ser Batman

Pongamos que tenemos dinero de sobras y, sobre todo, mucho tiempo libre, además de un entrenamiento excelente en artes marciales, disponibilidad para luchar contra el crimen y los villanos y una clara tendencia para poner nuestra vida en peligro. Películas como Kick-Ass demuestran lo que significa convertirse en un superhéroe en el mundo real, ¿pero y si nos quisiéramos convertir en Batman?.

Si nuestros padres lo hubieran pensado, a la vista de una infografía publicada recientemente, les hubiera sido mucho más fácil convertirse en el Caballero Oscuro. Los tiempos cambian y el precio y la tecnología para ser el mejor superhéroe va aumentando de una manera prácticamente radical. En el año 1939, cuando el Batman era más clásico, con un uniforme de color azul y gris, solo necesitábamos tener 10,253 dólares de la época. En la actualidad, con el Batman oscuro, ese dotado de un traje implacable y espectacular, los gastos aumentan de forma elevada hasta 134,735,100 dólares. La diferencia es más que elevada, así que más de uno se tendrá que olvidar de adoptar la identidad del personaje.

Está claro que finales de los años 30 eran tiempos distintos, en los que no se necesitaba tanta tecnología para luchar contra los malos, sino más bien una gran habilidad en el combate, así como un poquito de suerte, algo que nunca ha ido nada mal.

La residencia de Batman costaba antes 3800 dólares para la mansión y 5600 dólares para la Batcueva. Ahora tenemos que dedicar un presupuesto de 444,000 dólares para la casa y 54,4 millones de dólares para la Batcueva, dado que los requisitos y el mantenimiento son mucho más caros. ¿Cuánto le costaba la ropa al Batman clásico?: unos meros 10 dólares. El Batman de ahora necesita un uniforme creado tecnológicamente que eleva el coste a 300,000 dólares, sumando además 3000 dólares por la capa.

¿Y el vehículo?. En 1939 solo teníamos el Batmóvil, que costaba 600 dólares, mientras que ahora un buen Batman suma el Batmóvil por 18 millones de dólares, el Batavión por 60 millones y la Batmoto por 15 millones de dólares. Los gadgets son otro factor en el que vamos a gastar mucho dinero, de forma notable. Porque en 1939 Batman solo usaba la cuerda para trepar, una granada de humo, los batarangs y el gancho, pero ahora tiene un poco de todo, hasta gafas de visión nocturna o kriptonita, porque nunca se sabe cuándo se le puede ir la cabeza a Superman. En definitiva, convertirse en el Batman de ahora no es nada barato.

Vía: Mashable

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...