Un viaje histórico del inglés antiguo al actual

En este recorremos la historia del inglés, desde sus inicios hasta su gran difusión actual, y os proponemos desplazaros al Reino Unido a combinar el conocimiento de la cultura inglesa con el estudio de su idioma,

Oxford, una de las cunas de la lengua inglesa

Oxford, una de las cunas de la lengua inglesa

La historia cuenta con estrechos elementos comunes que han ido formando culturas y civilizaciones. Entre ellos, la lengua ha sido a lo largo de toda la historia un rasgo de identidad casi incomparable, desde las más minoritarias hasta las más extendidas.

Hoy queremos transportaros a los orígenes del inglés, la lengua que con el paso de los siglos se ha convertido en la más extendida en todo el mundo y en la que se han realizado los principales acuerdos históricos en las últimas décadas.

Sin embargo, su condición universal no ha sido en absoluto así tiempos atrás. Los orígenes del inglés se sitúan en el llamado inglés antiguo, el conocido anglo-sajón, que se sitúa entre los siglos V y XI. Sus raíces iniciales procedían del germánico occidental cuando estos se instalaron en las islas británicas a mediado siglo V. Hasta entonces los autóctonos tenían una amplia influencia celta que todavía está presente en la actualidad, tanto en las costumbres como en los propios monumentos históricos.

Sin embargo, los nuevos invasores trajeron también la lengua anglosajona de la que también aparecieron pequeños dialectos. De esta época existen personajes relevantes en la difusión de la lengua, principalmente el sajón occidental, como es el caso del ilustre Alfredo el Grande. En aquella época hubo incluso interesantes traducciones del latín al sajón. Precisamente el latín tuvo cierta presencia dentro del sajón, y por ello todavía hoy se conservan algunas palabras con claras raíces latinas.

Eso sí, no penséis que el inglés antiguo tenía tantas similitudes con el actual. Para empezar, contaba con las complicadas declinaciones que tantos estudiantes hemos sufrido estudiando latín, aunque en este caso no eran exactamente iguales. También tenía más variedad en los pronombres para tratar a masculino y femenino, cosa unificada hoy en día, y el orden de las palabras no era tan estricto como ahora para construir una frase. Podríamos decir, por lo tanto, que era algo más flexible o libre, sin tantas normas marcadas.

A partir del siglo XI el inglés pasó a una nueva etapa en el conocido inglés medio, que dejó atrás las declinaciones –muchos lo agradecemos en la actualidad- para dar paso al orden sintáctico. En esta época se dieron algunos cambios que se han mantenido hasta hoy, como la desaparición de los dos pronombres para masculino y femenino, cosa que les ha causado muchos problemas a los ingleses que intentan aprender español y deben aprender qué cosas/personas/objetos… son ‘el’ o ‘la’, algo que el inglés antiguo sí contemplaba. También en este período se observan influencias de otras culturas, además de la celta, como son los países nórdicos o escandinavos.

Con el paso de los siglos el inglés fue ganando popularidad y extendiéndose como una lengua prestigiosa, era la vía de comunicación en muchas universidades y coincide con un siglo XV de notorio esplendor para las islas. Poco a poco el inglés se va acercando a su formato actual, también en aspectos como la pronunciación, que se concretó con 18 vocales, y se trabajó cada vez más la escritura con la aparición de la imprenta. La extensión del idioma y la influencia de otras culturas permitió ampliar algo más el vocabulario, que de todas formas en la actualidad no se acerca al de otras lenguas latinas como el propio español.

No es hasta el siglo XX, aunque pensáramos que era antes, que se establece claramente la actual pronunciación del inglés, la misma que se hablaba en las universidades de Oxford y Cambridge, también coincidente con la gran escuela de inglés que ha sido con el paso del tiempo la BBC.

En la actualidad, el inglés es el idioma por excelencia de las relaciones mundiales, las grandes decisiones políticas, y todo apunta a que se seguirá extendiendo en el futuro. Si históricamente podía haber más dificultades para estudiarlo, hoy en día la oferta para hablar la conocida lengua de ‘Shakespeare’ es muy amplia.

¿Qué te parecería estudiar un tiempo en algún país de habla inglesa? Te aseguramos que en este caso no habrá declinaciones como en el inglés antiguo ni su gramática actual nos permitirá decir el pueblo o la guitarra, pues todo se dirá con el sencillo the.

Aulaingles combina conocimiento de cultura y lengua

Aulaingles combina conocimiento de cultura y lengua

Si finalmente te convences y te resultaría atractivo estudiar inglés cerca de algunos de los lugares donde se inició su extensión por todo el mundo, donde los cultos ingleses dieron fuerza a la lengua siglos atrás, a través de la oferta de Aulaingles.es puedes, por ejemplo, realizar un curso en Oxford, al lado de la prestigiosa universidad que tanto ha hecho por promover el inglés. Durante el curso podrás disfrutar de la vida universitaria de la ciudad y realizar un curso intensivo de inglés con más de 26 horas de estudio por semana. Además, te alojarás con una familia anfitriona y dispondrás de un asesoramiento total por parte de Aulaingles en todas las gestiones.

Otra opción interesante es acercarte a la cultura celta, que tuvo influencia en el inglés antiguo y que poco a poco perdió fuerza pero que ha dejado muchas huellas en el idioma sajón. En la ciudad costera de Wexford, cerca de Dublín, podrás vivir de cerca la cultura celta haciendo un curso de inglés y cultura irlandesa para mayores de 50 años, el próximo mes de octubre. Será una forma de aprender inglés además de inmiscuirse en las costumbre celtas que todavía desconoces.

Se trata de una combinación perfecta para vivir parte del inglés en sus inicios, en la parte más cultural de tu estancia, junto con el inglés de hoy en día, el que te permitirá viajar a muchos países y comunicarte con el resto. Ahora es momento de que marques tú tu propia historia con el inglés.

Foto: Iglesia de la Universidad de Oxford (siglo XIX) por Cornell University Library 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...