Swinging London, maravillosas coordenadas culturales

En esta entrada daremos una ojeada al fenómeno cultural llamado London Swinging, que se diera en los años 60’s. Moda, música, cine y arte en general vieron un gran esplendor durante estos años.

Los años sesenta fueron años en que el mundo estaba cambiando, cambios visibles sobre todo en las esferas socio culturales plasmadas en hechos que, a diferencia de la etérea música que campeaba en aquella época, fueron bien concretos. Por ejemplo el Mayo Francés del 68 desbordado en protestas estudiantiles o el Verano del Amor en 67, en San Francisco, con aquella gran concentración de hippies reunidos a celebrar el nacimiento de su nuevo movimiento.

Pero creo que el mayor esplendor en términos culturales, estuvo en el fenómeno socio-cultural, llamado el Swinging London, en Inglaterra. Junto a estos hechos, otros acontecimientos puntuales son característicos de aquellos años sesenta. Las muertes de Martin Luther King y de John F. Kennedy, la Guerra de Vietnam, Woodstock, el paso de Los Beatles y un largo etcétera, todos, productos en sí mismos de los vientos de cambio de la época. Pero ¿Qué fue exactamente el Swinging London? Podemos decir que Londres se convirtió en el epicentro mundial de la moda y de la cultura durante la segunda mitad de los años sesenta. De hecho, la revista Time fue la primera en bautizar con el nombre de Swinging London a esta avalancha cultural, en un número de su revista publicado en 1966 ya que la palabra swinging hacía referencia a lo que estaba de moda. París había sido desplazado como capital mundial de la moda y la cultura y, de pronto, todas aquellas elevadas vibraciones se trasladaron a Londres. Fue algo comparable a lo que se vivió durante el Renacimiento con bastante repercusión sobre todo en el campo de las artes, aunque, al igual que durante el Renacimiento de los siglos XV y XVI, los logros se irradiaron hacia los campos de la ciencia. Basta con recordar la carrera espacial de la época y de la llegada del hombre a la Luna o el primer vuelo oficial del Concorde quebrando la barrera del sonido en Marzo del 69. Bastante caudal no digo para un par de siglos, sino una década.

collage-flickr-por-locamama.jpg

Imagen tomada de Flickr por locamama

Continuando con la pequeña comparación al movimiento Renacentista, diremos que el Swinging London tuvo un par de extras aparte del corto período de maduración. El primero fue la esencia juvenil del movimiento, juventud caracterizada por el hedonismo y era lógico pues eran jóvenes que provenían de épocas austeras luego de post-guerra por tanto no dudaron en tener a la moda como uno de sus estandartes que mostraban más orgullosamente. Y es justamente este el segundo valor agregado al que me refería, el desarrollo de la moda en esta época. Y aquí sucedió una cosa curiosa, pues fueron los jóvenes los que le marcaron la pauta a los diseñadores de moda acerca de los modelos que debían diseñar. Estos jóvenes, preocupados del buen vestir se llamaron los Mods. Incluso se establecían jerarquías al interior de los grupos de Mods en que la ropa determinaba el grado de poder de cada Mod. Así de importante era la vestimenta para estos jóvenes. Y esta obsesión por la vestimenta se trasladaba hacia sus centros de labores.



En efecto, los Mods, trabajaban como cualquier otra persona, pero siempre buscaban señales distintivas en su vestir, en detalles simples como podía ser el estilo del nudo de la corbata o la forma cómo sostenían sus trajes, todo estaba bien codificado y los Mods se reconocían dentro de la oficina. En cuanto a su apariencia, llevaban el pelo corto y en general una imagen pulcra que pudiera encajar bien en los canones laborales. Esto no quitaba que conjugaran un estilo de vida nocturna con largas sesiones en lugares de baile pues el mod bailaba y mucho. Las sustancias ergogénicas como el Speed o las anfetaminas eran fundamentales en la bolsa del Mod. Pero esta moda en la vestimenta evolucionó pronto hacia modelos más casuales y pronto el Mod cambió su sofisticado look por polos y jeans o pantalones casuales que no presentaran mayores dificultades.

chaquetas-flickr-por-7e55e-brn.jpg

Imagen tomada de Flickr por 7e55e-brn

Pero hablar de la moda en los sesentas y sobretodo bajo el contexto del Swinging London, es hablar de Twiggy, ícono de la época por su cabello corto y aspecto andrógino sumamente delgada y espigada además. Tampoco podemos dejar de referirnos a Mary Quant y su revolucionario aporte a la humanidad: la minifalda. En una ocasión leí un ranking que situaba a la minifalda como el segundo invento más revolucionario de la historia sólo por detrás de la rueda. Increíble. Pero el Swinging London también dominó las esferas del arte tradicional, por ejemplo, en el cine, el clásico de esta época es Blow Up de Michelangelo Antonioni, donde la época queda retratada a la perfección. Como vemos es un fenómeno que se retroalimentaba asimismo. La cultura engendraba más cultura. En el arte visual, quedó muy marcada –casi como fenómeno independiente- la sicodelia, caracterizada por el multicolor y las formas difusas, producto de las “visones” de los artistas de la vanguardia de la época. Estados ciertamente alcanzados con ayudas psicotrópicas que a mi modo de ver en nada desmerecen la concreción de su arte. El pop art marchaba de la mano de la sicodelia. Podemos citar a Richard Hamilton en este punto o recordar carátulas de discos netamente psicodélicos como el Piper At The Gates of Dawn de Pink Floyd o el Sargento Pimienta de los Beatles.

twiggy-flickr-por-mid-mode-60.jpg

Imagen tomada de Flickr por mid-mode-60

Esto nos lleva al campo de la música que también fue parte del esplendor vivido durante el London Swinging. Aquí están los Beatles, los Rolling Stones, los Animals, o Cream como los abanderados más ilustres de la época. Todos ellos con raíces e influencias muy marcadas en el Blues. Los Mods por su parte reposaban en la música que proponía Pete Townsend en The Who o lo que Ray Davies creaba dentro de los Kinks, sin perder el interés por lo que hacían los artistas negros del otro lado del Atlántico, música a la que sólo podían acceder a través de las ondas de estaciones piratas que se ubicaban en embarcaciones ubicadas frente a las costas inglesas. Fue tan fuerte el Swinging London que el músico más grande que ha dado los Estados Unidos, vio nacer su carrera en Londres, me refiero a Jimi Hendrix.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...