Se encuentran más de 20 huellas de dinosaurios polares

Un grupo de paleontólogos estadounidenses hallaron dentro del Parque Nacional Otway, en Australia, más de 20 rastros de huellas de dinosaurios polares, en dos zonas distintas, y en buen estado de conservación.

Un nuevo hallazgo relacionado con los dinosaurios tuvo lugar recientemente en Australia: dentro del Parque Nacional Otway, en Victoria, un grupo de paleontólogos norteamericanos ha dado con 23 rastros de huellas, en dos zonas distintas, y en buen estado de conservación, de los antiguos habitantes de la Tierra que tuvieron su desarrollo durante el Cretácico.

En los acantilados del Parque Nacional de Otway, en Australia, se encuentran rastros de huellas de dinosaurios polares

El descubrimiento estuvo a cargo de un equipo de paleontólogos de la Universidad de Emory (Estados Unidos) y fue liderado por Anthony Martin, ya experimentado en estas labores de buscar rastros, cuevas, huevos y cualquier otro vestigio que haya quedado de estos grandes animales.

En concreto, la más de dos decenas de huellas fueron encontradas en unas rocas de una playa dentro del Parque Nacional Otway, llamada Melanesia.

Según explicó el investigador, la señal que les sirvió para saber que esa región podía haber sido habitada por dinosaurios polares fue el haber hallado anteriormente unas ondulaciones en las rocas caídas desde el acantilado. “Esas ondulaciones y madrigueras indicaban que era un terreno sedimentario de aluvíón”, indicó.

Los expertos creen que las huellas corresponderían a Ornitomimosaurios

Tal como previó, las piedras contenían rastros de vida pasada: en una de ellas, se encontraron unas 15 huellas, que corresponderían a terópodos, animales prehistóricos que son considerados los ancestros de las aves actuales.

El segundo hallazgo fue a unas tres horas de allí, siguiendo por los acantilados, en otra roca donde se pudieron observar ocho rastros más, algunos de ejemplares pequeños, similares a los anteriores, y otros de terópodos más grandes.

Los investigadores destacaron que encontraron huellas de tres tamaños distintos, que bien podrían pertenecer a tres especies diferentes, o a adultos y crías de la misma.

Se sabe que hace millones de años esta región costera australiana estuvo unida a la Antártida, y que entonces, entre unos 115 y 105 millones de años atrás, la temperatura media de la superficie terrestre era de unos 10 grados más. Según se cree, estas huellas se habrían hecho en verano, en el momento del deshielo, ya que los inviernos también eran crudos y se producían congelaciones que no habrían permitido plasmar las huellas allí.

Además, vale destacar que no es el primer hallazgo importante que se hace en el Parque Nacional: aquí se ha dado con los fósiles de dinosaurios polares más importantes del mundo, y el mismo Martin había encontrado hace unos 5 años el primer rastro conocido de un carnívoro.

Finalmente el investigador, y con respecto a este último descubrimiento, indicó que las huellas son de un bípedo y, aunque sólo son especulaciones, podrían pertenecer a los Ornitomimosaurios, que eran muy veloces, podían ser omnívoros o herbívoros, y presentaban una forma similar a las actuales avestruces, con patas de tres dedos, y huellas similares a las encontradas.

Foto 1 KTRawlings en Flickr

Foto 2 Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...