Rodas, un pedazo de historia sobre el Mediterráneo

Si la historia es una de tus pasiones y buscas a prender un poco más de ella cuando sales de vacaciones, Rodas es tu destino ideal para perderte unos días. Ocupada por varias civilizaciones y sede de la Orden de los Caballeros Hospitalarios de San Juan durante un siglo y medio, esta isla mediterránea es un pedazo de historia en pie, digan de visitarse.

Uno de los atractivos que podemos buscar a la hora de plantearnos nuestras vacaciones es descubrir un poco más de nuestra historia. Si ese es tu caso, no debes dudar a la hora de elegirla isla de Rodas como destino para tus días de descanso.

Ubicada en el punto donde se cruzan dos de las rutas más importantes del Mar Mediterráneo (entre el Mar Egeo y la costa mediterránea de Medio Oriente y entre Chipre y Egipto), Rodas es un punto de encuentro entre distintos continentes y civilizaciones.

El centro de Rodas.

Todos los viajes a Rodas, siempre y cuando estén organizados por un tour operador, harán hincapié en la maravillosa historia de la isla y en los distintos pueblos que la han ocupado, de los cuales aún podemos encontrar vestigios en sus calles y monumentos. Así, por ejemplo, la zona medieval de Rodas es el resultado de diferentes arquitecturas que pertenecieron a distintas épocas históricas, aunque con un predominio de la etapa de los Caballeros.

En 1309 la isla fue vendida a la Orden de los Caballeros Hospitalarios de San Juan, convirtiéndose en su cuartel general. Durante su estancia en la isla, los Caballeros modernizaron y reforzaron las fortificaciones y construyeron un hospital, un palacio, varias iglesias y algunos edificios públicos que se han convertido en  interesantes ejemplos de arquitectura Gótica y Renacentista.

También durante esta etapa, Rodas fue dividida en dos partes por una pared interior. La parte norte conocida como Chastel, Chateau, Castrum, Castellum o Conventus, fue el lugar donde se asentaron el Palacio del Grand Maestre, la Iglesia de los Caballeros, la Catedral Latina, la residencia del Obispo Católico, las casas de los Caballeros y el hospital, etc. y es en ella donde se conservan los principales edificios históricos.

La parte sur, conocida como la villa, ville, burgus o burgum, era el área donde residían los laicos e incluía al mercado, las sinagogas, iglesias y los edificios públicos y comerciales. Se conserva gracias, sobre todo, a la labor de los otomanos, que tras ocupar la isla en 1522 emprendieron reformas y restauraciones de los principales edificios y calles de la ciudad que hoy han llegado a nuestros días. De hecho, en el siglo XIX con la declinación del Imperio Otomano fueron deteriorándose los barrios y sus edificios sobre todo debido a los fuertes terremotos y las continuas plagas de la zona.

El periodo moderno tampoco fue benevolente con Rodas. Las bombas inglesas que cayeron en en 1944 destruyeron un gran número de edificios, que posteriormente fueron restaurados.

Finalmente, en 1988, la ciudad vieja de Rodas fue designada World Heritage City por la Unesco y sus gobiernos empezaron a prestarle la atención debida a la restauración más intensa de la zona. Gracias a ello, hoy podemos pasear por sus calles y conocer mejor su historia.

Imagen: Flickr por Daquella manera

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...