¿Qué personas han tenido los entierros más curiosos?

Carrie Fisher se ha despedido terminando en una urna con forma de pastilla de prozac y eso nos lleva a investigar otros entierros curiosos.

tumba histórica

Uno de los momentos más tristes y a la vez emotivos de la vida se produce cuando tenemos que despedir a nuestros seres queridos. Sin duda, acudir a un entierro no es plato de buen gusto para nadie. Aún así, dar sepultura en ocasiones puede resultar cuanto menos curioso, sobre todo cuando estamos cumpliendo las últimas voluntades de la persona que ha fallecido.

Hace pocos días los medios se hacían eco de la muerte de Carrie Fisher. La mítica princesa Leia fallecía tras una larga vida cargada de depresiones, pero también de éxitos. Precisamente esta enfermedad que sufrió durante tanto tiempo fue la causa por la que la protagonista de Star Wars tuviera decidido que cuando falleciera sus cenizas se guardaran en una urna con forma de fármaco. Concretamente de Prozac, una pastilla antidepresiva que tomó en numerosas ocasiones para combatir su enfermedad.

Pero Fisher no ha sido la única famosa que ha protagonizado un funeral anecdótico. Otra actriz, Elizabeth Taylor, también fue enterrada de una manera curiosa. La más famosa Cleopatra de Hollywood siempre estuvo rodeada de grandes lujos, joyas y por supuesto hombres, dado que se casó más de cinco veces. La mujer de la mirada violeta no se caracterizaba por su puntualidad, tanto fue así que incluso llegó tarde a su propio funeral retrasando la ceremonia 15 minutos.

Por su parte, a Frank Sinatra le dieron sepultura de forma tradicional sin excentricidades aparentes, pero lo que nadie sabía es que el famoso cantante llevaba dentro de su féretro un mechero Zippo, una botella de whisky y 10 centavos. Era parte de la tradición del cantante, que en vida siempre tenía en el bolsillo esta moneda por si tenía que hacer una llamada urgente. Además, mandó escribir en su ataúd el epitafio “lo mejor está por venir”.

La aristócrata estadounidense Sandra West ha sido una de las que ha tenido un funeral más atípico, ya que la tejana quiso que la enterrarán vestida con un camisón de encaje. Además, dispuso que sus allegados le dieran sepultura en el cementerio de San Antonio (Estados Unidos), mientras su cuerpo yacía en la parte delantera de su querido Ferrari azul (lógicamente se tomaron medidas de seguridad para que nadie asaltase su lugar de descanso).

Otros funerales curiosos fueron los celebrados por la memoria de Frederic Baus, que quiso ser enterrado dentro de un féretro con forma del tubo de Pringles, el cual él había creado. Y no nos olvidemos de Arch West, al que se le esparcieron migas de Doritos dentro del ataúd, producto que creó y lo catapultó a la fama.

Pero a día de hoy el funeral que es considerado más caro de la historia ha sido el de Alejandro Magno, ya que la última voluntad del emperador fue ser trasladado por los mejores médicos de aquella época desde Babilonia hasta Alejandría en una carroza y un féretro de oro macizo. Para llevar a cabo esta misión los macedonios construyeron un camino exclusivo y se fueron repartiendo riquezas durante todo el trayecto.

Foto: mzmatuszewski0

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...