¿Qué origen oculto tiene la celebración del Black Friday?

El Black Friday se celebra el viernes después del Día de Acción de Gracias en Estados Unidos y marca el inicio de la campaña de Navidad.

El origen del Black Friday

Hace unos años os hablamos del Black Friday, un día de compras con descuentos que se ha establecido en nuestro país procedente de Estados Unidos (como tantas otras tradiciones que absorbemos como si fuéramos esponjas hambrientas de fechas marcadas). Hoy queremos profundizar en su origen “oculto”, el que se esconde más allá del clásico “es otra justificación para vender más” por el que suelen optar algunas personas.

El origen de todo se encuentra en el recorrido que realiza Papá Noel, que ya sabéis que en Norte América es el único que trae regalos a los niños (los Reyes Magos son cosa nuestra). Que Santa Claus (ya sabéis que es su otro nombre) comience su viaje implica una oportunidad de lujo para que comience la campaña de Navidad. Ha pasado Acción de Gracias y el país se abre a la celebración de fiestas donde Santa comienza a ser protagonista. Todo el mundo siente en su piel la idea de que Santa ya está entre ellos y que comienza a extender su magia por todas las direcciones.

El país se llena de desfiles celebrados alrededor de la imagen de Santa y de sus elfos. Esto comenzó a ser habitual ya en el siglo XIX, momento en el cual la figura del rechoncho señor que reparte regalos era muy popular. En aquel entonces los desfiles los organizaban grandes cadenas de tiendas y superficies comerciales.

Los comercios usaban estos desfiles para hacerse publicidad, pero con una regla no escrita en la que todos estaban de acuerdo. Esa regla se trataba de que una vez pasado Acción de Gracias, el día siguiente, se llevarían a cabo los desfiles, y entonces se daría el pistoletazo de salida a la campaña de Navidad. Hasta entonces nadie comenzaba con el trabajo publicitario propio de esta mágica fecha del año. Y dado que Acción de Gracias se celebraba

La buena dinámica establecida por esta tradición, que daba lugar el último jueves de cada mes de noviembre con la celebración de Acción de Gracias, y el viernes con el Black Friday, se truncó en la década de los años 30. Hubo quejas de algunas tiendas debido a que ellos creían que el tiempo que se les daba para la campaña de Navidad no era suficiente. Querían más días. No obstante, no hubo ninguna tienda que quisiera romper la tradición que se había establecido del Black Friday. La preocupación por el problema llegó a su apogeo cuando en el año 1939 el presidente que lideraba Norte América en aquel momento (Roosevelt) tomó la decisión de establecer que Acción de Gracias siempre sería el cuarto jueves del mes de noviembre (lo que implicaba un adelantamiento de la fecha en muchas ocsiones).

Esto permitió que, por fin, los comercios se quedasen tranquilos. Seguían celebrando el Black Friday, pero lo hacían días antes del mes de diciembre, aumentando así las posibilidades de hacer un mayor volumen de caja.

Foto: blickpixel

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...