¿Qué es un Basajaun?

Existe una leyenda mitológica en País Vasco y Aragón que nos habla de los Basajaun, los grandes e inteligentes protectores de los bosques.

En la mitología existen multitud de criaturas y seres cuya historia ha trascendido el paso de las épocas hasta convertirse en símbolos. Los Basajaun son una criatura que encuentra su origen en el País Vasco y Aragón, aunque es en la primera región donde su leyenda se encuentra más instaurada.

¿Qué tipo de ser mitológico es el Basajaun?

Los Basajaun y sus parejas femeninas, las Basandere, también son conocidos como los Señores y Señoras del bosque respectivamente. Tenían aspecto humano, aunque con algunas modificaciones. Por ejemplo, sus cuerpos estaban mucho más cubiertos de polvo respecto al de las personas. Y otro aspecto determinante era su tamaño, muy por encima del de los hombres normales.

Cuenta la leyenda que cuando los hombres comenzaron a evolucionar y llegaron a los bosques que estaban habitados por los Basajaun, estos mantuvieron una relación cordial con ellos. Estas criaturas mitológicas no eran agresivas si no existía ningún motivo para ello, y en realidad su papel era el de asegurarse que los bosques y todos sus habitantes se encontraban protegidos. Eso implicaba que no había momentos de riesgo y peligro como, por ejemplo, ocurría en las tierras en las que existía el Bigfoot.

Aunque es cierto que la similitud entre los Basajaun y los Bigfoot es notable, tanto por su tamaño como por el pelaje y su presencia en los bosques, lo cierto es que a nivel de desarrollo e inteligencia la criatura ubicada en suelo español era mucho más avanzada. Estaba por delante incluso que de los propios hombres, con los que estos seres del bosque tenían cierto aire de superioridad. Eran más inteligentes, tenían más recursos y herramientas, así como conocimientos acerca de distintos elementos y procesos que les hacían la vida más fácil.

El aspecto de los Basajaun estaba caracterizado por el pelo de su cuerpo, pero también por sus largas barbas y melenas. Ayudaban a los pastores y les avisaban de los peligros. Si detectaban que se avecinaba una gran tormenta i grandes grupos de lobos que pusieran en peligro a las ovejas, estas criaturas avisaban a los pastores y les ponían en alerta. Por el favor que les hacían y la forma en la que protegían los rebaños, lo único que tenían que hacer los humanos a cambio era dejarles pan durante la noche. Se dice que a los Basajaun les encantaba el pan que preparaban los humanos y que por ello lo disfrutaban, recogiéndolo cuando los pastores se habían ido a dormir y todo estaba tranquilo.

Según los escritos, los lugares que se encontraban habitados por parejas de Basajaun eran la Selva de Irati en Navarra, los bosques de Gorbea en Álava, Ataun en Guipúzcoa, y los valles de Broto, Ansó y Tena en Aragón. Las historias coinciden de una manera similar y esto ayuda a reforzar la teoría acerca de su existencia.

¿Qué les robaron los humanos a los Basajaun?

Como decíamos, los Basajaun estaban muy adelantados y tenían muchos conocimientos. En aquel entonces los hombres actuaban como pastores, pero no tenían muchas más formas de sobrevivir. A diferencia de los Basajaun, los hombres no sabían cosechar trigo, ni fabricar sierras, ni tampoco soldar hierro y acero, entre otras cosas. Pero todo ello era algo que sabían los Basajaun.

A la posteridad ha pasado un supuesto personaje de la época conocido como San Martinico, o Martin Txiki, un pícaro o embaucador, lo que se conoce en inglés como «trickster». Él, con poca ayuda de algunos amigos, consiguió teóricamente robarles muchos de los secretos y conocimientos a los Basajaun. Lo hizo para compartir esta información con los aldeanos y que así pudieran avanzar, progresando con rapidez en poco tiempo debido a los cambios que habían introducido.

En todo momento lo que hacía Martin era usar su inteligencia para conseguir lo que quería de los Basajaun. Usaba artimañas que no eran propias de los demás humanos, pero que para Martin resultaban una buena manera de conseguir cumplir sus propósitos. Por ejemplo, el trigo lo consiguió apostando con los Basajaun. Les dijo que podría saltar por encima de unas enormes montañas de cereal. Los Basajaun se rieron porque sabían que iban a ganar. Y lo cierto es que ganaron. Pero lo que no sabían era que en el intento de salto por encima del montón de cereal habría algunos granos de este alimento que quedaron dentro de la ropa del humano.

Lo que hizo al salir de las tierras de los Basajaun fue compartir con su pueblo el cereal para que tuvieran la oportunidad de sembrarlo y conseguir cosechas. Pero lo que les faltaba era saber en qué momento del año hacer el sembrado. Por eso Martin se acercó a una de las cuevas de los Basajaun y, según la leyenda, escuchó a uno de ellos cantando una canción en la que se indicaban los momentos del año ideales para ello. Esto también les permitió a los humanos descubrir la música.

Muchas de las argucias de Martin consistían en hacerles creer a los Basajaun que había descubierto la manera de construir una de sus herramientas para que estos confesaran sin ningún tipo de problema cuál era el secreto que se escondía detrás de la construcción. Por ejemplo, Martin enviaba a una persona a decirle a un Basajaun «Martin ya sabe cómo crear una sierra» y el Basajaun respondía «así que ha descubierto que tiene que hacer…». De esta manera los engañaba para que le confesaran todo aquello que, por sus propios medios le hubiera resultado imposible llegar a descubrir.

Normalmente los Basajaun eran pacíficos y nada violentos, siempre pensando en ayudar a los animales y los habitantes del bosque. Pero tras uno de estos engaños hubo uno de estos guardianes del bosque que se enfadó y acudió, de noche, a la vivienda de Martin. Se encontró la sierra que había fabricado y decidió torcer los dientes de la misma en señal de enfado. La dejó aparentemente destrozada, aunque de lo que no se dio cuenta es que en ese justo momento había llegado a inventar un nuevo tipo de sierra que sería de gran utilidad para la humanidad: la sierra triscada.

Aunque los Basajaun eran inteligentes y tenían métodos de construcción innovadores, Martin demostró más agilidad mental y así es, como, al final, aportó grandes beneficios a la humanidad. La leyenda se corta en cierto momento y es difícil saber qué es lo que llegó a pasar con Martin, pero se cree que en determinado momento los Basajaun decidieron ocultarse de las personas, posiblemente al ver cómo habían llegado a evolucionar gracias a las ideas que les copiaron.

¿Qué teorías existen acerca de los Basajaun?

La civilización Basajaun, según las leyendas, es antigua. Vivían en lo más profundo de los bosques o en las cuevas y mostraban un comportamiento inteligente, así como un físico superior en volumen al de las personas. La realidad es que se cree que la leyenda se origina en los neandertales, el precedente de los humanos con el que las personas tal y como nos representamos llegaron a convivir durante un tiempo. Por supuesto, hay aspectos que no terminan de cuadrar, pero es ahí donde la leyenda se vuelve leyenda.

Así mismo, es fácil reconocer la similitud que existe entre los Basajaun de País Vasco y Aragón con otras criaturas de los bosques descritas de similar manera, como los trolls, los ogros o los Bigfoot. No obstante, lo que difiere en gran medida con ellos es la forma en la que se comportaban, ya que la mayoría de estos tenía un modo de actuar violento y contra los humanos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...