¿Qué es la fotografía de la muerte?

En la época victoriana se impusieron muchas tendencias muy particulares entre los ciudadanos británicos.

Londres victoriano

Las costumbres de la Inglaterra victoriana nos siguen asombrando por mucho que ya sean históricas y que posiblemente hayamos oído hablar de ellas en otros momentos. Entre las muchas costumbres que existían en esta época hoy hablamos de la fotografía de la muerte, una tendencia que se hizo popular entre todo tipo de familias.

Detrás de este nombre se encontraba la costumbre de hacer una foto de la persona que había fallecido en conjunto con el resto de su familia. La idea suena morbosa y bastante escalofriante para los tiempos que corren, pero en esta época los británicos victorianos la utilizaban con dos objetivos. El primero de ellos era como homenaje de la persona que había fallecido. El segundo era como sistema para combatir la tristeza de ese individuo que había abandonado la familia. A día de hoy este concepto fotográfico parece de lo más morboso, pero en esos tiempos era algo que se normalizó y que ponían en práctica miles de familias.

En parte podemos entender esta obsesión con las fotos de los muertos debido a que la vida en la época del Londres victoriano era más bien corta. El nivel de esperanza de vida no era demasiado elevado y era frecuente fallecer a temprana edad debido a la gran cantidad de peligros y enfermedades que se podían contraer.

El cólera, el tifus y otras enfermedades similares se llevaron las vidas de muchas personas, jóvenes y mayores por igual. La muerte le llegaba a todo el mundo antes o después, normalmente antes de lo imaginado. Se impuso el concepto del memento mori, la expresión que nos recuerda que todos somos humanos y que todos vamos a terminar muriendo en un momento dado. La muerte se abrazó de una forma distinta a la que tenemos en la actualidad, en la cual nos sentimos todopoderosos contra ella. En la época victoriana se sabía que la muerte acechaba a diario y que en cualquier momento nos podía llegar.

En especial se realizaban fotografías de bebés y niños fallecidos, posando por lo general con sus padres o con sus hermanos. Era una época en la que las familias siempre eran numerosas, así que resultaba habitual que alguno de los hijos falleciera a una temprana edad. En ocasiones las fotos pasaban por un leve proceso de edición en las que se les dibujaban ojos a los fallecidos. Otras veces los fotógrafos hacían milagros para que los fallecidos parecieran vivos en las fotos. En la red se pueden ver muchas representaciones de estas fotografías de la muerte que evocaban el sentimiento del memento mori.

Foto: DasWortgewand

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...