¿Qué deportes tuvieron los Juegos Olímpicos en sus primeras ediciones?

En los Juegos Olímpicos antiguos las primeras pruebas estaban relacionadas sobre todo con la carrera, siendo la más importante el Estadio.

Los Juegos Olímpicos de Tokio 2021 nos tienen más que emocionados porque sabemos que va a ser una cita muy emocionante, tanto por el afán de competición de los atletas como por lo mucho que la humanidad está luchando en los últimos meses para imponerse a la tragedia. En el espíritu de hablar y tener los Juegos muy presentes, hemos querido echar una mirada atrás a la historia para descubrir cuáles fueron los primeros deportes que se practicaron en los Juegos Olímpicos.

Y no nos referimos a las ediciones modernas de la competición, sino que hablamos de los orígenes de la misma, tiempos remotos que han quedado muy atrás en el pasado.

Los primeros años

La primera edición de los Juegos se celebró en el año 776 antes de Cristo y solo tuvo una prueba, la conocida como Estadio. Esta se repitió como única prueba importante de los Juegos durante 13 ediciones hasta que en el año 724 se introdujera la prueba del Diaulo. Consistía en una carrera de sprint en un recorrido de unos 180 metros en la cual podían participar hasta 20 corredores. Se mantuvo durante mucho tiempo como la prueba principal de los Juegos y quien la ganaba se convertía en el gran ganador de la celebración. Posteriormente era él quien debería encender la llama de los Juegos en la siguiente edición de la cita. En la primera celebración de la competición el ganador fue el panadero Corebo de Élide, que aparentemente corrió desnudo (en principio como la mayoría de los participantes).

Si bien antes ya se habían realizado algunas ediciones de los Juegos Olímpicos, había sido sin un calendario determinado y sin la organización sólida que el evento tuvo a partir del año 776. Como decíamos, hasta el año 724 no se introdujo otra prueba de relevancia histórica. Esa fue el Diaulo, que cambiaba el formato sprint por una distancia más extensa, ya que los participantes tenían que enfrentarse a una distancia de entre 350 y 400 metros recorriendo el estadio de participación un total de dos veces. La forma de realizar la competición era con un recorrido de ida y vuelta. Cuando los corredores llegaban al final del camino tenían que dar la vuelta haciendo uso de un poste.

En la siguiente edición se introdujo otra prueba: el Dólico. Los Juegos continúan apostando por premiar la resistencia, motivo por el cual esta carrera aumentó la distancia al recorrido del estadio hasta un máximo de 24 veces. La extensión variaba dependiendo de las circunstancias y del año de celebración, pero como mínimo siempre se corría la distancia del estadio en siete veces.

El formato de los Juegos cambió en el año 708 antes de Cristo, correspondiendo con la edición número 18 del evento. Lo que se improvisó fue la celebración del Pentatlón, que estaba basado en cinco de las pruebas más famosas de la competición realizadas en el mismo día. La competición comenzaba con el Estadio, siendo esto lo único que queda claro en todos los registros. El orden de los demás eventos no parece muy claro y por lo que ha pasado a la posteridad da la sensación de que podría variar dependiendo del lugar de celebración. Las otras cuatro pruebas eran las siguientes: salto de longitud, lanzamiento de jabalina, lucha griega y lanzamiento de disco. Ese mismo año, en 708, se introdujo la lucha libre que hemos mencionado.

Llegamos al año 668, exactamente a la edición 23 de los Juegos, y en ese momento se introduce el boxeo de la Antigua Grecia, conocido en griego como Pygmachia. Si bien era similar al boxeo tal y como lo conocemos en la actualidad, hay muchos aspectos que todavía no quedan claros sobre cómo se competía en el pasado. Por lo que sabemos, no había ring, se luchaba ya con guantes, no había asaltos y si avanzado el combate ninguno de los participantes cedía, se pasaba a una sucesión de golpes por turnos para ver quién los aguantaba mejor.

En 680 se introdujeron las famosas carreras de carros, que se establecieron como uno de los deportes más populares de la época. Años más tarde, en 648, entraron las carreras de caballos y el Pancracio, un estilo de lucha en el cual se combinaba el boxeo y la lucha.

Otros deportes clásicos

A medida que fueron pasando los años llegaron a verse muchas más disciplinas deportivas que calaban hondo entre los participantes y los espectadores de los Juegos. En el año 520, en la edición 65, aunque hay quien dice que esto ocurrió mucho antes, se añadió el Hoplitódromo. Esta carrera corta era muy distinta a las demás por un factor característico: los participantes tenían que correr llevando su uniforme de combate, el cual resultaba realmente pesado. El motivo de la presencia de esta carrera era que los ciudadanos supieran que la guerra había vuelto y que había que estar listos para luchar en cualquier momento.

En busca siempre de innovar y de hacer la competición más emocionante, en el año 408 (seguimos antes de Cristo) se añadieron las carreras de carros no con cuatro caballos como era habitual, sino solo con dos. Esto alteró la forma de competir y le proporcionó a esta modalidad un soplo de aire fresco que ayudó a que volviera a ser muy popular. Los siguientes años las reglas se concentraron en asegurarse de que los caballos participantes en la mayor parte de las pruebas, eran animales que al menos habían cumplido su primer año. Posiblemente de esta manera se intentaba controlar la competición para que no hubiera atletas que se aprovecharan de la energía de animales jóvenes que, por otro lado, podían sorprender con una actitud poco entrenada e inesperada.

La competición

Nos resulta asombroso cómo los Juegos Olímpicos fueron aumentando su capacidad y variedad de pruebas en unos tiempos en los que el mundo se encontraba en un estado muy distinto al actual. Por supuesto, no se trataba de juegos que reunieran a participantes de todo el planeta como en la actualidad, pero esto no le quita ni una pizca de mérito.

Todo comenzó, como os hemos comentado, con una carrera de sprint en la que primaba la velocidad. A medida que pasó el tiempo se fueron añadiendo más pruebas a la competición e incluso aumentó el periodo de días en los que tenía lugar la cita deportiva. Poco a poco el evento fue creciendo y llegó a tener 23 pruebas distintas con la imposición de que los organizadores tenían que elegir las 20 preferidas como máximo. En principio solo podían participar los hombres, pero algunas pruebas sí reflejaban la presencia de mujeres, aunque fuera en labores de apoyo.

Por su lado, a partir del año 632 se introdujeron las competiciones infantiles, en las que podían participar los hombres jóvenes para ir practicando a fin de que compitieran mejor cuando fueran adultos. Este origen de los Juegos ha quedado dibujado en la historia principalmente por medio de los jarrones que han sobrevivido al paso de las épocas y en los que se ilustraban las pruebas, los vendedores y el desarrollo de las competiciones. Hoy día los Juegos han cambiado de forma considerable, pero el origen de los mismos queda grabado a fuego en la historia como forma de entender cómo se originó todo. Suponemos que en la antigüedad la competición se vivía con tanta intensidad como en la actualidad, sobre todo a la vista de las leyendas escritas sobre algunos de sus grandes ganadores (trataremos este tema en un próximo artículo).

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...