¿Por qué se hundió el Titanic?

El pasado día catorce de abril se cumplieron años de la catástrofe del Titanic. Pero, ¿Por qué se hundió el transatlántico más moderno de su época? Las causas fueron varias: la oscuridad de una noche sin luna, un iceberg más al sur de lo habitual, velocidad excesiva e incluso que los vigías no tenían prismáticos.

Hace tan sólo unos días se conmemoró el aniversario de una catástrofe que, en su momento, conmocionó al mundo e hizo correr ríos de tinta. Tan grave y espectacular fue que, aún hoy, aquella historia continúa ejerciendo irresistible atracción sobre nosotros, hasta el punto de que ya se han hecho numerosas películas sobre aquella tragedia.

Foto del Titanic

El Titanic saliendo de puerto

Nos referimos al hundimiento del Titanic, el mayor transatlántico de la época, que fue construido de tal modo y con tantos adelantos que parecía insumergible: el casco tenía diecisiete compartimentos estancos para evitar su hundimiento en caso de ruptura y llevaba un sistema de hélices de tres palas completamente novedoso, entre otros adelantos técnicos. De hecho, sus creadores alardeaban de que su naufragio era imposible. Estaban muy equivocados. Pero, ¿Por qué se hundió el Titanic?

En primer lugar, aquella noche del catorce de abril de 1912 se daban algunas condiciones naturales que dificultaban la navegación en la zona. No había luna, por lo que la noche estaba completamente oscura y, además, el viento había formado como una nebulosa alrededor del iceberg contra el que chocó, lo que dificultaba su avistamiento por los vigías.

Igualmente, aquel invierno había sido más suave y ello había provocado que los icebergs se desplazasen más al sur que de costumbre, situándose en rutas en las que no solían aparecer.


Pero no sólo se dieron casualidades naturales para la tragedia. Los propietarios del barco presionaban al capitán –Edward John Smith– para que realizase la travesía lo más rápido posible, con objeto de batir el record de otro transatlántico, el RMS Olympic. Por ello, la velocidad era anormalmente elevada.

Del mismo modo, aunque el Titanic recibió varios avisos de otros barcos sobre avistamientos de icebergs en la zona, hizo caso omiso y continuó su marcha. Pero lo más increíble de todo -tratándose del orgullo de la flota británica- es que los vigías que controlaban la presencia de icebergs no tenían prismáticos.

Foto de la eslora del Titanic

El Titanic saliendo a alta mar

Al parecer, se les había olvidado la llave del armario donde se guardaban y, aunque otros oficiales sí los llevaban, o bien no se los pidieron o bien no se los quisieron dar. De haber realizado su trabajo con ellos, el accidente podría haberse evitado.

Sea como fuere, este cúmulo de circunstancias provocó la catástrofe. Además, la evacuación se hizo de forma irregular –los botes salvavidas tenían aforo para 1170 personas y sólo se salvaron 705-, y el saldo no pudo ser más trágico: 1512 personas fueron engullidas por las aguas del Atlántico norte.

Fotos: Titanic saliendo de puerto: Kanonkas en Wikipedia | Titanic saliendo a alta mar: Twinsday en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...