¿Por qué decimos que los gatos negros dan mala suerte?

Un grupo de científico estadounidenses asegura que los gatos de pelaje oscuro afectan negativamente a personas con alergia.

gato negro

Gato negro.

Para una persona supersticiosa cruzarse con un gato negro es lo peor que le puede pasar. Que te despidan del trabajo, que un amigo tenga un accidente, perder dinero… la mala suerte en general se asocia a estos felinos desde tiempos remotos. Lo cierto es que los gatos negros ya eran considerados animales mágicos en la Edad Media, pero fue a raíz de la aparición de la brujería cuando este componente divino en los gatos se vinculó con algo negativo, puesto que se extendió la creencia de que los gatos negros eran brujas transformadas. Por esta razón, los gatos eran perseguidos, cazados, metidos en sacos, quemados en la hoguera o incluso mutilados para ahuyentar el mal.

En Sicilia, por ejemplo, circulaba el rumor de que los gatos negros simbolizaban el mal de ojo y si hacemos casos a las leyendas irlandesas, cuando un gato de color negro se cruza con una persona durante la noche a la luz de la luna,debemos prepararnos porque el suceso es señal de que  pronto se desencadenará una enfermedad epidémica. Siguiendo con este tipo de interpretaciones y simbolismos, antiguamente los marineros tenían prohibido pronunciar la palabra “gato” mientras estaban realizando una travesía por temor a ser condenados a la desgracia eterna. Pero no podemos olvidar que la Inquisición jugó un papel fundamental para que tales creencias cobraran fuerza: difundió la idea de que estos animales eran la representación perfecta de Satanás y si algún hombre poseía esta mascota se alejaría del camino recto del cristianismo para sucumbir a las tinieblas.

El escritor estadounidense Edgar Allan Poe también contribuyó a la propagación de este mito con su cuento ‘El gato negro’, uno de los cuentos de terror más alagados por la crítica. Se trata de un relato de marcado carácter psicológico que narra la vida de un matrimonio normal y corriente junto a su mascota, un gato negro. Con el paso del tiempo, el hombre se vuelvo un alcohólico y una noche de borrachera decide asesinar al animal. A partir de ese momento, se desencadenarán una serie de acontecimientos que provocarán la destrucción del matrimonio y el miedo en el lector, todo ello teniendo como elemento en común la figura del felino de color negro.

Cansados de tantas habladurías, un grupo de científicos del Hospital  Long Island College de Nueva York ha realizado una investigación   basándose en los gatos negro. El resultado del estudio, publicado en la revista Annals of Allergy, Asthma and Inmunology, ha desvelado que los felinos con el pelaje de este color sí pueden afectar negativamente a personas alérgicas. Los investigadores señalaron que este tipo de gatos provocan más estornudos y problemas respiratorios a los pacientes con alergia que los de color claro. Esta reacción se debe a que su piel, su saliva y sus glándulas sebáceas producen mayor cantidad de la proteína fel d1, causando así los síntomas propios de la alergia.

Vía / Muy interesante

Foto / igorphotos

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...