Pautas míticas y rituales de los pueblos mesoamericanos

Los aztecas rendían culto a numerosos dioses y diosas, por lo que se les consideraba, por parte de todos los cronistas, como un pueblo marcadamente politeísta. Su Dios supremo simbolizaba al astro rey y lo denominaban Huitzilopochtli.

Los labradores y campesinos dirigían sus peticiones al dios de la lluvia, Tláloc, que con su vigor lograba que las nubes se unieran para producir las necesarias precipitaciones sobre sus cosechas.

Los guerreros creían en el dios de la noche, Tezcatlipoca, al que erigían su protector.

También había un dios de la danza y de la música y de las flores cuyos símbolos estaban constituidos por una rosa, por un pájaro y por una mariposa.

También adoraban a una diosa, a una especie de Venus, relacionada con el amor y detentadora de aspectos sensualistas; la denominaban Tlazolteotl, y ante ella descubrían sus culpas y faltas.

Xipe Totex

Xipe Totex

El dios Xipe Totec representaba la liberación de la sujeción a los condicionamientos corporales y a las pasiones carnales y materiales. No está probado que fuera el destinatario de sacrificio humano alguno, aunque se le conociera como «Nuestro señor el desollado«. Algunos himnos en su honor hablan del Dios que libera la envoltura terrestre.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...