Neolítico, la revolución de los metales

La revolución de los metales es una de las más importantes de la historia, además de ser la primera en importancia pues significó un cambio de vida total en las poblaciones humanas, creando nuevas herramientas y perfeccionando sus labores diarias empleando nuevos materiales, los metales.

Armas de bronce de Europa Central

Armas de bronce de Europa Central

Soy partidario de quienes dicen que estamos en una tercera revolución importante a lo largo de la historia, por todos los avances que hemos logrado y como los mismos están cambiando nuestra forma de vida. Ésta es la revolución tecnológica, la anterior fue la Revolución Industrial y la primera de todas, la revolución del Neolítico.

Hoy hablaremos de la primera, el Neolítico y más que nada de un aspecto suyo, la revolución de los metales. Hace 5.000 años, llegaban a la península Ibérica los primeros impulsos provenientes desde oriente y que se extendieron por toda Europa, beneficiándose de esta revolución Neolítica que podemos apreciar hoy tan detenidamente en cada vestigio existente.

Entre otras cosas aparecen la cerámica, la agricultura, la domesticación de animales y un sinfín de cosillas más que permitieron al hombre asentarse en un territorio pero sobre todo, permitiendo la aparición de núcleos de población estables. Pero ya en el 3.000 a.C. se percibe la mayor revolución en este sentido, con la llegada del metal.


Los avances técnicos surgidos de los metales permitieron afincarse aún más al ser humano en un lugar, quedando sedentarios definitivamente podríamos decir, ya que se comenzaron a crear diferentes instrumentos y herramientas como ser armas en metales como el cobre.

Pero además comenzó la producción de otros utensilios con un fin más decorativo, construidos íntegramente en plata u oro, dando paso así al progreso y la evolución, es decir, a la revolución de los metales.

¿Por qué influye el metal en la vida de estos hombres? Pues porque comienzan a percibirse trabajos mucho más elaborados que antes, por ejemplo en piedra. Así nace la cultura megalítica en la península, siendo generalmente de carácter sepulcral con grandes piedras y coincidiendo con la aparición del cobre en la región, entre otros metales.

Dolmen, cultura Megalítica en Portugal

Dolmen, cultura Megalítica en Portugal

Influye además porque permitió la creación de herramientas mucho más útiles para el hombre y su trabajo, como puede ser la reja de arado en agricultura. Significó, para todos por igual, una sofisticación de sus labores diarias y además funcionó como un elemento decorativo.

Decoración que vemos sobre todo en las armas, símbolo de prestigio entre estos hombres y que connotaban o dejaban ver el poder. Muy común era ver espadas, de quienes se suponen eran los líderes de los poblados, decoradas con plata y oro de una forma muy extravagante para lo que era la época claro está.

Hacha de doble filo elaborada en bronce

Hacha de doble filo elaborada en bronce

En este período es donde debemos ubicar dos culturas bien definidas. Por un lado, la Cultura de los Millares, donde surge en cerámica el famoso vaso campaniforme, como también se hace asidua la ganadería y agricultura.

Pero la Cultura del Argar es el punto máxime puesto que los avances en agricultura, con la aparición entre otros, del regadío y un crecimiento acelerado de los poblados, nos han dejado ver aquí los indicios de las primeras “ciudades” propiamente dichas.

Así es que se ha sucedido, a groso modo, la revolución de los metales, una de las más importantes de la historia del hombre y que ha modificado la vida del ser humano en la Tierra, evolucionando de una forma muy acelerada.

Imagen Armas en bronce: Cristian Chirita en Wikipedia
Imagen Dolmen en Portugal: Joao Carvalho en Wikipedia
Imagen Hacha de bronce: Chris 73 en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...