Los últimos Neanderthales

El último homo neanderthalensis habría vivido en Gibraltar según los más recientes estudios, aunque como todo en la Prehistoria, eso podemos desterrarlo de un momento a otro con nuevas investigaciones. Por ahora expliquemos la vida de los hombres de Neanderthal y su probable desaparición.

Cráneo de un homo neanderthalensis

Cráneo de un homo neanderthalensis

Al parecer el último Neanderthal habitó en Gibraltar, eso al menos es lo que nos muestran las investigaciones que se vienen llevando a cabo aunque sigue siendo una teoría muy discutida y día tras día surge una nueva hipótesis en otros sitios del mundo.

Pero más interesante que esto es conocer un poco más a un Neanderthal pues su clasificación fue, y es en muchas ocasiones, discutida por científicos. ¿Era o no un homo sapiens? Para los que no saben, nosotros pertenecemos a los homo sapiens (en muchos sitios puede aparecer homo sapiens-sapiens) y el Neanderthal presenta un sinfín de similitudes con nosotros.

Sobre todo el cráneo, el tamaño del mismo ha hecho que la primera vez que fuese clasificado se le otorgó condición humana, pero perteneciente a otra especie, el homo neanderthalensis. El avance de la ciencia, que nos permitió estudiar el ADN, derivó en que homo sapiens y homo neanderthalensis, nada tenían que ver entre sí, derribando las teorías que aseguraban que teníamos un antepasado en común.


Podemos decir que somos “primos lejanos” más que nada por el origen de unos y otros. El homo sapiens se originó y desarrolló en África, mientras que el Neanderthal en la Península Ibérica, aunque prontamente se trasladaron por toda Eurasia.

Esqueleto de un Neanderthal

Esqueleto de un Neanderthal

Si se logró comprobar una cosa, ambas especies convivieron un largo período de tiempo en conjunto, pero aún se desconoce la causa de su desaparición. Se suponen muchas cosas, una de ellas y la más aceptada de todas, es la lucha que disputaron entre ellas, cuando el homo sapiens llegó a Europa.

¿Puede ser esto posible? Pues si, puede ser ya que ambas eran especies agresivas y la lucha por predominar en un territorio debía ser cruel. Descartada queda la hipótesis de una mixtión entre ambos. Ningún estudio de ADN ha dado resultados positivos en una posible “unión” de las especies en cuestión.

Tampoco las glaciaciones nos sirven como excusa para su extinción pues por su conformación física y ósea, eran aptos al frío, siendo muy resistentes a las bajas temperaturas. Además de ello, se han encontrado restos de aproximadamente 25.000 años, esto es, luego de la glaciación.

Cómo desapareció, no se sabe aún, si que era una especie con un alto grado de evolución para su tiempo, practicando algunos posibles rituales y con una forma de vida más avanzada que sus predecesores.

Esperaremos que los Antropólogos y Arqueólogos sigan encontrando restos de ellos para ver que datos reveladores se pueden agregar para así estar un poco más cerca de una duda que nos aqueja a todos desde siempre, el origen del ser humano.

Imagen cráneo: 120 en Wikipedia
Imagen esqueleto: Funk Monk en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...