Los secretos de la momificación

La momificación tiene sus secretos, y aquí os contaremos cómo se ha realizado en el Antiguo Egipto por ser las más conocidas, aunque debemos tener en cuenta que no es la única cultura que lo practicaba.

Muchos han sido los secretos que se han mantenido desde las antiguas civilizaciones hasta nuestros días. Uno de los que más atención ha acaparado es el del proceso de momificación que seguían los egipcios para lograr que los cadáveres se conservaran en el espectacular estado en el que muchos de ellos han logrado mantenerse hasta nuestros días.

Momia egipcia, las que todos conocemos

Las razones por las que se sometía a los difuntos a este tratamiento eran el deseo de que los difuntos pasaran a la eternidad y la posibilidad de que éstos aguantaran el mayor tiempo intactos en las profundidades a los que se veían obligados a enterrarlos para evitar a los ladrones de tumbas.

Y es que la búsqueda de la eternidad para los egipcios era algo casi obsesivo: la envoltura del cadáver con vendajes entre los que situaban amuletos, todo tipo de ofrendas, ushebti (sustitutos del cuerpo ante su previsible deterioro) formaban parte del complejo ritual egipcio con el que se pretendía el descanso eterno.


El minucioso proceso de la momificación se ha logrado esclarecer gracias a las modernas técnicas con las que contamos actualmente. Con una duración de algo más de dos meses (unos setenta días), se averiguó que los egipcios para el procedimiento usaban un aceite de cedro, del cual se extraía el guayacol, una sustancia química que servía para preservar los restos, cuya existencia no se sospechaba con anterioridad por parte de los egiptólogos.

Momia de Guanajuato, en México

Se descubrió que estas sustancias que se empleaban en el proceso de embalsamamiento eran altamente antibacterianas, por lo cual impedían el ataque de estos organismos a los tejidos de los cuerpos a los que se aplicaban. Con este hallazgo se desestimó que para la conservación se usara el enebro (algunas momias portaban bayas de esta planta y su nombre aparecía en algunos escritos históricos que hablaban sobre el tema).

Pero hablemos un poco más del proceso propio de embalsamamiento al que se sometían los cadáveres. Primeramente se procedía a la extracción de los órganos, exceptuando el corazón, que para los egipcios era donde se hallaba la inteligencia de la persona y era imprescindible para lograr la vida eterna.

Una vez vacío el cuerpo, se sumergía en resina líquida para luego, cuando ya se hubiese endurecido, se pasara a rellenarlo con lino y especias que ayudaban a recomponer la forma inicial del cuerpo. La realización del vendaje ha pasado por varios procesos a lo largo de la historia. Se pasó de vendar las extremidades de forma autónoma y separadas del cuerpo a hacerlo después con los brazos y las piernas pegadas al tronco.

Esta información nos servirá para conocer un poco más el proceso de momificación, pero también debemos tener en cuenta que no es al única cultura que lo practicaba y si bien se podía realizar de varias formas, todas lo hacían con la misma creencia, la vida después de la muerte.

Imagen momia egipcia: Aboutmovies en Wikimedia
Imagen momia Guanajuato: Landerossoriano en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...