Los orígenes de la Unión Europea

La Unión Europea tiene como antecedente la Comunidad Económica Europea, la cual es producto inmediato de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero, organizada para reconciliar a los países enemigos durante la Segunda Guerra Mundial.

En el post de hoy hablaremos de los orígenes de la Unión Europea, algo que creemos que es básico para comprender la actualidad del panorama internacional. Tras la Segunda Guerra Mundial, el ministro de Asuntos Exteriores francés, Robert Schuman, junto con Jean Monnet, propuso un proyecto de integración europea. Las tres nacionalidades que tuvo a lo largo de su vida le hizo comprender la complejidad de los conflictos europeos. La propuesta se materializó con la creación de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA), que supuso un entendimiento para favorecer el intercambio de materias primas necesarias para la siderurgia. En ella participaron los siguientes seis países: Alemania, Francia, Italia, Países Bajos, Bélgica y Luxemburgo.

De esta manera, no sólo se dotaba a Europa de una capacidad productiva autónoma necesaria tras la guerra, sino que se intentaba acercar las posturas de vencedores y vencidos europeos con el fin de colaborar en un proyecto común que les beneficiase económicamente. Era el primer proyecto en que colaboraban estrechamente alemanes y franceses. En 1957 se firmaron los Tratados de Roma, que supuso un avance en la cooperación entre los seis. El objetivo era lograr un mercado común que permitiese la libre circulación de personas, mercancías y capitales. El resultado fue la Comunidad Económica Europea (CEE), antecedente más inmediato de la Unión Europea. Además, también se concretó la creación de una Comunidad Europea de la Energía Atómica (Euratom), muy apropiada para la época en la que estos acontecimientos tuvieron lugar (en plena Guerra Fría). En la actualidad el Euratom no se ha fusionado con la UE.

En 1965, las tres comunidades (CECA, CEE y Euratom) se unieron a través del Tratado de Bruselas. De esta manera, los tres poderes ejecutivos se fusionaron en uno sólo, poniendo rumbo al inicio de lo que en el futuro será la actual Unión Europea. A pesar de que el Acta Única Europea (1986) fuera un paso adelante en la unión (los objetivos ya no son sólo económicos, sino también sociales, medioambientales…), la verdadera consolidación de los tratados europeos llegó con la caída del muro de Berlín (1989). Fue entonces, cuando Europa, ya sin muros que la dividiesen, dio un paso más hacia delante en su unión. Fue en 1992, cuando se firmó el Tratado de Maastricht que, aunque no entraría en vigor hasta el año siguiente, marcó decisivamente la Historia de los países europeos. Así nación lo que hoy conocemos como Unión Europea.

Foto: Xaf

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...