Los archivos como centros para la investigación

El trabajo de los historiadores pasa, ineludiblemente, por la consulta de documentos originales, los cuales los podemos encontrar en archivos. En este sentido, España tiene joyas como el Archivo General de Indias o el Archivo de Simancas.

Una de las principales labores del historiador consiste en rescatar del olvido acontecimientos pasados en los que el hombre ha sido protagonista, pero cuya relevancia, por un motivo u otro, los ha condenado al fondo de un armario o un cajón. Aunque pudiera parecer que todos los momentos de la Humanidad ya han sido relatados por investigadores a lo largo de la última centuria, lo cierto es que los archivos, bibliotecas y museos todavía guardan secretos que esperan a ver la luz. Así empezamos nuestro particular homenaje a los principales centros de investigación que son la base para que esta recuperación de la memoria histórica. Hoy trataremos los archivos.

¿Qué entendemos por archivos? Esta es la principal pregunta que nos hemos de hacer antes de evaluar su importancia. Por una parte, cuando hablamos de archivo, podemos estar haciendo referencia al conjunto de documentos (también conocidos como fondo de archivo) que son producidos por una institución como resultado de sus funciones y que se han conservado a lo largo del tiempo debido a su valor informativo e histórico. Mientras que por otra parte, el término también puede aludir a la institución (y por tanto, el edificio) donde se guardan, conservan y se pueden consultar dichos documentos. Esta otra acepción del concepto “archivo” también se conoce como centro de archivo.

La consulta de fuentes primarias es un requisito imprescindible para la elaboración de textos científicos en el campo de la Historia. La tarea de investigación de los historiadores pasa, pues, obligatoriamente, por la visita a los archivos. Bien es cierto que, en muchas ocasiones, las fuentes bibliográficas nos adelantan un trabajo importante; sin embargo, si obviamos la lectura y crítica de los documentos originales, estaremos perdiendo en nuestra investigación argumentos propios para analizar los acontecimientos del pasado. Podremos estar de acuerdo o no acerca de lo que escribió tal autor, pero no podremos esbozar una crítica histórica sobre el hecho en sí.

Entre los archivos españoles de mayor peso encontramos el Archivo General de Indias o el Archivo de Simancas. Ambos contienen información previa a la Edad Contemporánea. En cambio, si queremos investigar sobre temas más actuales, debemos de acudir a otros centros como el Archivo Histórico Nacional. Aún así, no hemos de centrarnos únicamente en archivos estatales, pues otros de menor rango, como los locales o los eclesiásticos pueden contener una valiosa información que a más de uno, estoy seguro, llegará a impresionar.

Foto: De todos los colores

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...