Las varices

Las varices son una enfermedad que se produce durante todo el año. Pero, como en otros casos, se agudiza y el riesgo de padecerla es mayor en verano. Ello se debe al efecto vasodilatador que tienen el calor y el Sol. No obstante, existen una serie de precauciones que debemos tener para evitarlas.

Como en el caso de otras enfermedades que venimos repasando, las varices no se producen solamente en verano, sino que se dan en todas las épocas del año. Lo que sucede es que, en esta estación, a consecuencia del Sol, son más habituales.

La obesidad es un factor de riesgo

La obesidad es un factor de riesgo

Se denomina varices a esas venas que se ensanchan, dilatan y vuelven sinuosas, adquiriendo especial relieve en la piel. Independientemente de que sean más o menos estéticas, su mayor complejidad reside en que provocan problemas de circulación sanguínea que pueden alterar seriamente la salud: a medida que se hacen más grandes, pueden desencadenar flebitis dolorosas e incluso trombosis de la vena. Y, contra lo que se cree, son bastante habituales, pues afectan a una de cada diez personas.

Sus principales síntomas son los siguientes: pesadez en las piernas, picores, calambres e incluso fuertes dolores en casos más agudos. Se originan debido al mal funcionamiento de las válvulas de las venas de las piernas, las cuales –en condiciones normales- empujan a la sangre y, al atrofiarse, producen el estancamiento de ésta que, a su vez, ensancha la vena.

Las varices afectan a todas las personas, pero en mayor medida a las mujeres, por su fisiología (sobre todo, si están embarazadas) y a aquéllas que, por su trabajo, deben permanecer muchas horas de pié.


Como decíamos, el verano es una época especialmente peligrosa para contraer esta enfermedad y aún más para quién ya la padece, pues el Sol y el calor producen un efecto vasodilatador sobre las venas que empeora el problema.

Por ello, la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular ofrece una serie de recomendaciones para prevenir las varices en verano. Así, acudir a la playa en horas de menos Sol, evitar las exposiciones prolongadas al mismo, utilizar cremas de protección con índices altos, caminar sobre la arena y bañarse con frecuencia, ducharse en agua fría varias veces al día o aplicarse crema hidratante tras la ducha.

Las píldoras anticonceptivas también son un factor de riesgo

Las píldoras anticonceptivas también son un factor de riesgo

Del mismo modo, estas prevenciones deben combinarse con hábitos saludables, como una dieta rica en fibras y verduras y pobre en sal y especias. No obstante, si aparecen varices, lo mejor será acudir al especialista para que éste indique un tratamiento específico adecuado.

Por último, algunas recomendaciones para todos que nos ayudarán a evitar padecerlas: hacer ejercicio, no estar mucho tiempo sentado con las piernas cruzadas, no permanecer de pié sin moverse y no llevar ropa muy ajustada (incluidos los zapatos).

Fotos: Persona obesa: Majestic en Wikipedia | Píldoras anticonceptivas: Anka Grzywacz en Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...