Las reformas de Mario en el ejército romano

El ejército romano fue uno de los más temibles e indestructibles de todos los tiempos. Uno de los motivos de ello fue Cayo Mario, quien con sus reformas profesionalizó el ejército sentando las bases que perduraron más de 400 años.

Cayo Mario, el reformador de del ejército romano

Cayo Mario, el reformador de del ejército romano

Cuando hablamos de personajes célebres del Imperio Romano, a todos se nos ocurren los nombres de los grandes emperadores a lo largo de la Historia. Tiberio, Nerón, César Augusto, el mismo Julio César y por qué no el famoso Bruto, conocido por darle muerte a éste entre otra enorme cantidad de grandes líderes que tuvo esta civilización.

Pero si hay un personaje que debemos recordar y darle más trascendencia es Cayo Mario, bastante conocido por ser electo siete veces Cónsul en Roma y ser un político muy destacado en ello, pero sin duda su legado de gran importancia fue la enorme reforma que realizó en el ejército, las cuales perdurarían en el tiempo forjando así uno de los ejércitos más importantes de toda la Historia.

Cayo Mario (Arpino, 157 a.C. – Roma, 86 a.C.) es conocido también por ser considerado el tercer fundador de Roma, reconocimiento que le ha llegado por sus logros militares, sobre todo en las guerras númidas y más tras la batalla final de las mismas contra Yugurta. Su capacidad militar le llevó a impulsar una reforma realmente revolucionaria en el ejército romano que mejoró la capacidad militar del mismo.

En total han sido tres grandes reformas basadas en el reclutamiento, en la estructura militar y finalmente en la jubilación. Esta es una buena oportunidad para mencionar que él fue el precursor de darle la ciudadanía romana a todos aquellos que integraban el ejército romano. Esto se debió a la frase que expresa “en el fragor de la batalla no era capaz de distinguir a un romano de un aliado“. Esta ciudadanía se la otorgaban cuando les llegaba la jubilación.

La primera reforma de gran importancia se da en el reclutamiento pues Mario incluyó a las personas sin tierras ni propiedades, antes excluidas del mismo por no poder pagar las armas e integrarlo. Recordemos que no todos podían integrar el ejército, sino que se debía tener un status elevado contrariamente a lo que estamos acostumbrados a ver.

Esta reforma permitió que los más pobres de Roma que no podrían elevar su nivel de vida de ninguna forma, se alistaran inmediatamente al ejército pagando las armas en cuotas y obteniendo ingresos impensados para ellos, al cobrar como soldados profesionales. A eso le debemos sumar las ganancias que obtenían de las ciudades saqueadas. Esta medida prácticamente erradicó la pobreza en Roma permitiendo que casi todos sus ciudadanos vivieran muy bien.

La reforma en la estructura militar permitieron profesionalizar el ejército

La reforma en la estructura militar permitieron profesionalizar el ejército

La segunda reforma de Mario consistió en la Estructura Militar. Con la medida anterior, en Estado les daba las armas a los soldados y librados de ese gasto, comenzó a estandarizar el equipamiento general de las legiones al tiempo que profesionalizaba el ejército con otra acción, el entrenamiento permanente. Hasta el momento eran reclutados y entrenados sólo cuando era necesario, pero Mario lo hizo oficial y durante todo el año se ejercitaba.

Esta estructura sin embargo sería mucho mayor con la constitución del ejército. Para explicarlo brevemente y de forma básica, creó la legión romana que se integraba por 6.000 personas (5.000 soldados y 1000 no combatientes). Esta legión se componía de diez cohortes (numeradas del I al X, teniendo la primera 800 hombres y la última sólo 480) y con seis centurias cada una siendo éstas la espina de la legión.

El ejército romano se jerarquizó tras las reformas de Mario

El ejército romano se jerarquizó tras las reformas de Mario

La centuria se componía de 80 hombres liderados por un centurión que además se dividía en grupos de 8 hombres. Ésta se movía como una única unidad y era la que acarreaba con el equipamiento, permitiendo así que el ejército romano se tornara uno de los más rápidos del mundo al momento de los traslados. Cabe resaltar que con dos legiones ya se habla de ejército.

La tercera reforma fue la de jubilación, por la cual a los soldados retirados se les daba una finca en tierras conquistadas, al tiempo que los no romanos que integraban el ejército eran nombrados ciudadanos y obtenían los mismos beneficios.

Las reformas que instauró Mario en el ejército romano permanecieron durante siglos y sólo se le hicieron algunos cambios mínimos, pero siempre mantuvo su estructura militar central que le permitió tanto en su época como en la posterioridad, poseer uno de los ejércitos más fuertes de toda la Historia.

Imagen Cayo Mario: Bibi Saint-Pol en Wikipedia
Imagen Testudo: Tony Rotondas en Wikipedia
Imagen soldados: MatthiasKabel en Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...