Las dos caras de egipto

Un país tan increible como Egipto no debería limitarse a recorrer la milenaria cultura de las pirámides y el Egipto antiguo. El Cairo y Alejandría son dos ciudades que merecen ser conocidas.

El puerto de El Cairo aún mantiene un aspecto tradicional dentro de una ciudad moderna

Hay ciudades o países que cuentan con algunos lugares tan mágicos y únicos que destacan tanto que hacen que el resto casi pase desapercibido. Un caso sintomático de este fenómeno ocurre con los viajes a Egipto, a donde la mayoría de turistas se sienten atraídos por sus atracciones faraónicas, más concretamente a La Gran Pirámide y la Esfinge. Dos auténticas maravillas que merecen ser vistas una y mil veces y de las que no habrá suficientes palabras para describirlas. Por ejemplo, la Esfinge que cuesta creer que, según las últimas estimaciones, fuera esculpida en el siglo XXVI a.c. y aún parece estar vigilando el Nilo desde su privilegiada posición.

Y qué decir de la Gran Pirámide, la más antigua y la única que aún perdura de las Siete maravillas del mundo, además de ser la mayor de las pirámides. Fue ordenada construir por el faraón de la cuarta dinastía del Antiguo Egipto KEOPS alrededor de 2570 a. C., siendo la primera y mayor de las tres grandes pirámides de la Necrópolis de Giza. Fue el edificio más alto del mundo hasta el siglo XIV.

Hay muchos turistas que aún quieren conocer más las sensaciones que trasmiten los vestigios de una cultura mítica, los egipcios y visitan el Valle de los Reyes en Luxor, donde cada año ocurren muchos de los descubrimientos arqueológicos más importantes. De Luxor a Asuán, donde se puede navegar por el Nilo. Asuán es un destino maravilloso para la relajación y hacer compras al estilo egipcio y al estar situada en el centro de Egipto permite llegar relativamente fácil a Amarna, la ciudad de la bellísima Nefertiti, Abidos, Dendera, Beni Hasan y, el más magnífico de todos, Abu-Simbel, para contemplar los templos majestuosos de Ramsés el Grande.



Pero Egipto no es sólo cultura y monumentos antiguos. El Cairo y Alejandría, las ciudades más grandes de Egipto, ofrecen toda clase de comodidades modernas y suficientes tesoros que descubrir como para asentarse como lugares a visitar por sí mismos. La costa del Mar Rojo se ha convertido en una gran atracción para algunos acaudalados turistas que se quieren diferenciar de aquellos que buscan en el antiguo Egipto su único objetivo. En estas ciudades modernas y cosmopolitas se puede disfrutar de sus restaurantes, barras, cibercafés, discos y toda clase de deportes acuáticos. Hurghada y Dahab están entre los destinos más frecuentados por viajeros en el área.

Pero Egipto también ofrece la oportunidad de vivir una experiencia de soledad y tranquilidad. Si se busca esa necesidad, lo mejor es seguir el camino del desierto hacia el Oasis de Siwa y contemplar la puesta del sol y las estrellas en una noche romántica al estilo de las Mil y Una Noches.

Fotografía: Gustavo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...