Las bibliotecas, centros para investigar la Historia

Las bibliotecas son centros para la investigación de visita obligatoria para todo aquel que quiera hacer un trabajo sobre Historia. Lo más adecuado es acudir a instituciones como las Universidades, donde estas bibliotecas poseen un mayor número de títulos científicos.

Siguiendo con la serie de centros para la investigación histórica que comenzamos hace unos días, hoy nos dedicaremos a escribir sobre las bibliotecas. Entendemos por biblioteca como aquella institución cultural donde se conservan, seleccionan, catalogan, clasifican y difunden materiales bibliográficos para su lectura en sala pública o mediante el préstamo temporal, y que se encuentra al servicio de la educación, la investigación, la cultura y la información. Ahora que nos encontramos en pleno mes de febrero y muchos estudiantes universitarios ultiman sus exámenes del primer cuatrimestre, la afluencia de usuarios en las bibliotecas es bastante elevada. Por esta razón, siempre que pensamos en estos centros, lo hacemos desde una perspectiva del alumno que busca un lugar tranquilo donde poder preparar sus pruebas universitarias. Sin embargo, las bibliotecas son mucho más que eso.

La actividad investigadora de los historiadores pasa, en buena medida, por el trabajo en la biblioteca. Pero, ¿a cuál acudir? Saber elegir dónde trabajar agiliza gran parte del proceso de documentación. No es lo mismo tener que desplazarse a dos bibliotecas de instituciones diferentes que hacerlo a una sola. De la misma manera que tampoco es lo mismo visitarla en persona que on-line. En este sentido, los avances tecnológicos y, sobre todo, las herramientas que ofrece Internet (por ejemplo, los catálogos en red) han cambiado por completo el panorama de la investigación en las bibliotecas. Hay que remarcar que España posee una extensa red de bibliotecas, las cuales debemos distinguir unas de otras. Está la Biblioteca Nacional, localizada en Madrid, donde podemos encontrar toda la memoria escrita y cultural de la nación. Luego, tenemos bibliotecas universitarias, las cuales en parte están restringidas a la comunidad universitaria. También hay bibliotecas públicas, en las que quizás hallemos menos material para poder investigar, pero quizás un ambiente agradable donde pararse a leer.

La recomendación que hacemos aquí pasa por establecer una hoja de ruta clara de los libros que se quieren utilizar para realizar la investigación y mirar primero si están colgados en Internet. Es posible que ahorremos un tiempo precioso de esta manera. También aconsejamos investigar en bibliotecas generales de investigación, como las universitarias, donde seguramente encontremos títulos que no se encuentran en las bibliotecas públicas de nuestro barrio. Para ello, el buscador on-line ReBiUn (Red de Bibliotecas Universitarias) es todo un avance para localizar títulos científicos, ya que los resultados que ofrece engloba todas las universidad, tanto públicas como privadas de España.

Foto: Emilio García

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...