La sexualidad en la Prehistoria

La sexualidad en la Prehistoria es muy compleja pues no contamos con fuentes certeras sobre las normas de la época. Pero sí tenemos algunas cosas claras que aquí compartiremos con todos vosotros, empleando una fuente fiable del tema.

Temas complejos ¡si los habrá! Existen apuntes y datos sobre la sexualidad del ser humano con miles de años de antigüedad, aproximadamente desde el 5000 a.C., pero al no ser precisos sino más bien “apuntes” como mencionamos, no podemos tomarlas como fuentes confiables, no tienen una estructura sólida de base como para poder fundamentarnos en ellas.

En la Prehistoria aparece la "Monogamia natural"

Sin embargo si sabemos por diversos estudios históricos, que la sexualidad en la Prehistoria se basaba en la promiscuidad, no por el hecho de tener múltiples parejas como lo podemos ver en el mundo actual, sino por tener el hombre salvaje un comportamiento similar a los animales, “manteniendo relaciones sexuales reguladas por los períodos de acoplamiento” (Ligia Vera-Gamboa, Hist. de la sexualidad, Rev. Biomed, 1998, pág. 118).

Sin embargo, y con la evolución propia del hombre, se pasó a una “monogamia natural” con el fin de mantener todo el patrimonio. Veamos, cuando el hombre comenzó la etapa de la sedentarización, introduciendo la ganadería y la agricultura como medios económicos de subsistencia, surge la propiedad privada, en la que el hombre comienza a tener sus propias cosas.

Las familias se inician en la Prehistoria

Ante esto surge la monogamia con la que una pareja, teniendo descendencia, se aseguraba la posesión de sus tierras o medios de subsistencia para el futuro, o al menos eso es lo que indica. Con esto encontramos dos etapas bien definidas en la sexualidad de la Prehistoria y la segunda dará lugar más avanzados los años, al surgimiento de normas religiosas donde se prohíbe el adulterio, como es el caso de los 10 Mandamientos, incluidos en Éxodo XX, 14, donde aparece la prohibición del adulterio.

Si tomamos el Levítico, también en la Biblia, se hace hincapié en este tema, primero con “no desear a la mujer de tu prójimo” y en segundo lugar, prohibiendo la homosexualidad, una práctica muy frecuente en civilizaciones antiguas pero imposible de conocer en la Prehistoria.

Estos son los datos con los que contamos para hablar de la sexualidad en la Prehistoria. No son muy profundos es cierto, pero no podemos negar que son suficientes para poder introducirnos en este tema y, al mismo tiempo, conocer un poco más el modo en el que llegamos a la sexualidad de nuestra era, de nuestra propia ideología como sociedad.

Imágenes: Sherurcij en Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...