La invención del salto de frecuencia

Una de las más interesantes curiosidades de la historia es la invención de los saltos de frecuencia, lo que fue patentado por la famosa actriz Hedy Lamarr, que era una gran Ingeniera en Telecomunicaciones.

Quizá no muchos comprendan el sentido de un artículo así en Campodemarte, pero en realidad es un gran avance tecnológico de nuestra Historia que comenzó a emplearse en plena Segunda Guerra Mundial y que, a día de hoy, es la base del WiFi, algo casi imprescindible en este momento y que lentamente va ganando todo el mundo.

Hedy Lamarr, inventora del salto de frecuencia

El punto de tratarlo aquí no es explicarlo, pero sí contar su historia pues es una curiosidad de la Historia, así lo podríamos definir. Si mencionamos que se desarrolló durante la Segunda Guerra, todos podemos pensar que fue un avance tecnológico de los ingenieros y científicos que estaban participando en la misma y que velaban por conseguir mejoras en telecomunicaciones.

Pero no es así, sino que el salto de frecuencia fue inventado por una actriz, y muy famosa, como lo fue Hedy Lamarr, cuyo papel más importante quizá fue interpretar a Dalila en “Sansón y Dalila”. Es que olvidamos que además de actriz, era pianista e Ingeniera en Telecomunicaciones.


En 1942, las tropas aliadas, más bien los norteamericanos, no podían dar con la forma de teledirigir los misiles, pues cada intento que habían hecho demostraban que podían ser fácilmente interceptados. Allí entra en juego Lamarr con su salto de frecuencia, que permitía, para explicarlo brevemente, cambiar la frecuencia con la que se dirigía el misil, con lo que jamás podría ser localizado por los enemigos.

El invento de Lamarr fue un gran avance en la telecomunicaciones

La iniciativa sin embargo no prosperó, pero el ejército encontró otro uso fundamental en estos saltos para las telecomunicaciones, lo que permitiría una mayor efectividad, eficiencia y eficacia en las mismas. Con los avances tecnológicos de ese lejano año 1942, fecha en la que encontramos la patente registrada a su nombre de casada, hasta este momento, su idea, inspirada en un piano y por ello fue importante mencionar que sabía tocarlo, nos permite disfrutar muchas cosas que tenemos hoy en día.

¿Quién se lo podría imaginar? Nadie, y más por una cuestión muy simple. Siempre se supo que una mujer había patentado el salto de frecuencia, pero no se supo hasta hace muy poco tiempo que fue la actriz, pues las iniciales que aparecen en la misma son los de su nombre soltera, y por ello reconocerla no fue tan sencillo.

Imagen Hedy Lamarr: Dominio Público
Imagen Telecomunicaciones: cotallo nonocot en Arte y Fotografía

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...