La Guardia Suiza

La Guardia Suiza es el pequeño ejército que se encarga de la seguridad del Papa y del orden en el Vaticano. Creada en 1506, tuvieron como punto máximo el detener el Saqueo de Roma de 1527, salvando la vida de Clemente VII aunque casi todos murieron en la empresa.

El 22 de enero de 1506 se fundó formalmente la Guardia Suiza, el pequeño pero muy leal ejército que se encarga de la seguridad del Papa. El mismo fue creado bajo el Pontificado de Julio II (Giuliano della Rovere), quien, necesitando personas que le brindasen real protección, envió la solicitud a los nobles suizos, quienes respondieron enviando 150 hombres, casi todos ellos mercenarios de muy buena fama como soldados.

La Guardia Suiza protegiendo una de las cuatro puertas del Vaticano

Desde ese momento y hasta entonces, se han encargado de velar por la protección del Papa y en la actualidad el número de soldados es de 110, siendo el ejército más pequeño del mundo, pero no por ello menos temible, pues su entrenamiento es muy duro y son adiestrados como verdaderos guardaespaldas, portando, dependiendo el grado que alcances, pistolas, gas lacrimógeno, granadas e incluso siendo adiestrados en espada y cuanta arma exista.

Esta breve introducción nos sirve para orientarnos en lo que sucedió en el año 1527, cuando aconteció el Saqueo de Roma a manos de las tropas de Carlos V. Esa fue su verdadera prueba de fuego y es el momento en el que demostraron su enorme valor, el honor y la lealtad que le guardan al Papa y a la ciudad del Vaticano.

Soldados de la Guardia Suiza

Más de mil soldados españoles y alemanes se aprestaron a saquear la ciudad de Roma y matar al Papa, no teniendo demasiado impedimento en derrotar a cuanta tropa se le topaba en el camino, la mayoría de Roma. Cuando entraron al Vaticano sentían que estaban cerca de lograr su objetivo, pues sólo les quedaba derrotar a los soldados de la Guardia Suiza, que eran sólo 189, una cifra que superaban con creces.

Sin embargo, nunca imaginaron el valor y destreza de este pequeño ejército, al que se enfrentaron en la puerta de la Basílica de San Pedro. En una cruenta lucha, sobrevivieron sólo 42 soldados de la Guaria Suiza, pero éstos, arrinconándose solos en la Basílica y rodeando al Papa, lograron crear un corredor por el cual Clemente VII pudo escapar hacia el Castelo Sant `Angelo, salvando su vida.

Toda la Guardia Suiza demostró su verdadero valor y lealtad, pues lo más sencillo era rendirse ante la superioridad de armamento y número de tropas al que se enfrentaban, pero su sentido del honor se los impidió, sacrificando su vida por la causa.

Una vez dijimos que el ejército Asirio fue el más temible de la Historia, pero en vista de acontecimientos de este estilo ¿no parecería ser la Guardia Suiza bastante más temerosa, cuando se le agrega la pasión y el sentido del honor?

Imagen Guardia Suiza: Fco Javier Huerta en Picasa
Imagen Soldados: Jose García en Picasa

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...