La creación de la Iniciativa de Defensa Estratégica

La Iniciativa de Defensa Estratégica fue un programa lanzado por Estados Unidos para defender la nación contra un ataque nuclear. Es más conocido por su seudónimo «Star Wars».

Iniciativa de Defensa Estratégica

El 23 de marzo de 1983, el presidente norteamericano Ronald Reagan inició el sistema «Iniciativa de Defensa Estratégica» (IDE) (en inglés, Strategic Defense Initiative). El IDE consistía en utilizar sistemas anclados en tierra y en el espacio con el fin de defender Estados Unidos contra un ataque nuclear. La política estaba más orientada a defenderse estratégicamente que a una política ofensiva.

Nunca fue completamente desarrollada ni desplegada totalmente pero sí que la investigación y la tecnología de la IDE puso los cimientos para algunos de los actuales sistemas antimisiles.

El objetivo inicial de la IDE fue un láser de Rayos X activado por explosiones atómicas que había sido diseñado por el científico Peter Hagelstein, del Laboratorio Nacional de Lawrence Livermore. Ronald Reagan supo de la existencia de esta innovación por parte de Edward Teller, el padre de la bomba de hidrógeno.

Así, el 23 de marzo de 1983 pronunció su discurso conocido como el de «la Guerra de las Galaxias» en el que dijo: «hago un llamamiento a la comunidad científica de nuestro país, que nos dio las armas nucleares, para que vuelquen sus talentos a la causa de la humanidad y de la paz mundial, para que nos den los medios de rendir las armas nucleares impotentes y obsoletas«.

Este discurso, junto con el que había pronunciado unos días antes, marcó el inicio de la última fase de la Guerra Fría. Quizás esto se intuía en ese mismo discurso cuando afirmaba que «debemos continuar dedicándonos a conseguir una reducción de las armas nucleares, negociando desde una posición de fuerza que sólo puede estar asegurada a través de una modernización de nuestras fuerzas estratégicas«.

Este discurso televisivo levantó una expectación extraordinaria, a la vez que despertó una oleada de críticas variopintas y un desafío de proporciones inasumibles para la URSS. Los efectos perseguidos por el Gobierno estadounidense se consiguieron: recuperó la iniciativa en tecnología militar -tras un período de inferioridad respecto a los avances soviéticos. También fue, incluso más importante, el hecho de que este discurso superó el complejo de culpa y alimentó el orgullo nacional, que había sido dañado durante los años setenta por la derrota en Vietnam.

Un año más tarde, se crearía la Organización para la Iniciativa de Defensa Estratégica (SDIO, en inglés) para supervisar el programa dirigido por el teniente general James Alan Abrahamson.

La respuesta soviética a este discurso fue casi nula pues Yuri Andropov, cuatro días después del mismo, sólo se limitó a exponer sus dudas sobre la realización del proyecto y no fue hasta tres años después cuando el Kremlin tan solo alcanzó a presentar ante la prensa internacional la obra «Armas del espacio: el dilema de la seguridad«. En dicha obra, se evaluaban distintos sistemas para neutralizar la eficacia del escudo estadounidense con unos escasos análisis técnicos.

La situación de la URSS en ese momento, con una economía en quiebra, no ofrecía muchas posibilidades para diseñar una iniciativa equivalente a la SDI por lo que esta opción no fue considerada.

Sin embargo, la respuesta a la SDI sí se produjo en el campo teórico pues científicos reconocidos denunciaron los principios técnicos sobre los que se asentaba el proyecto y la imposibilidad de sacarlo adelante. Los economistas señalaron el enorme coste que suponía para la hacienda pública. Esto, unido al incremento de los presupuestos destinados a Defensa de la Administración de Reagan, precipitaba a EEUU al mayor déficit fiscal de la historia.

Eso sí, ya lo anunció Reagan en su discurso: «estamos lanzando un esfuerzo que encierra la promesa de cambiar el curso de la historia humana. Habrá riesgos, y los resultados llevarán su tiempo«.

Imagen: Dominio Público

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...