La biología sería la culpable del sueño y las siestas

Muchos padres, luego de almorzar o cenar, se sientan en el sofá a ver un poco de TV y en pocos minutos caen en un profundo sueño que puede durar pocos minutos o largas horas dependiendo de la disponibilidad de tiempo para el descanso. y lo que hasta ahora se consideraba como ser más o menos dormilón, perezoso u holgazán, la ciencia parece contradecir al abordar a la biología como la principal culpable del sueño.

Así que ve quitándote la culpa de esas siestas mientras la familia miraba TV y hasta las que, sin querer, se producen en la oficina mientras meditabas un asunto complejo porque el ritmo circadiano puede ser quien te exculpe esta vez.

Los padres con niños pequeños suelen quedarse dormidos en cualquier sitio, a cualquier hora y por períodos de tiempo breves. Esto tiene una explicación razonable y natural:

El ritmo circadiano de nuestro cuerpo hace que estemos cansados en algunos momentos y alerta en otros, de manera que, al primer vestigio de que se puede relajar y bajar la guardia un momento, el sueño aparece.

Un ritmo circadiano normal se ajusta a despertar a las siete de la mañana y poco a poco nos vuelve más despiertos a medida que avanza el día. Pero a partir de determinada hora de la tarde, la situación cambia.

«Tenemos una crisis en nuestro ritmo circadiano en torno a las 18:00 horas. Si has tenido la falta de sueño o has comido una comida abundante, y estás sentado, relajado, es fácil tener mucho sueño. Está basada en la biología, pero varios factores deben estar presentes», dice el investigador del sueño Håvard Kallestad, que trabaja en la División de Salud Mental del Hospital Universitario de Trondheim.

Este médico ha realizado una tesis doctoral sobre los problemas del sueño y los trastornos mentales.

«Tenemos un reloj incorporado en nuestros cerebros. Está guiado por la luz y envía señales a todos los órganos de nuestro cuerpo. Todas las células del cuerpo tienen esta función de reloj», dice Kallestad.

Sin embargo de que la biología parece difícil de contradecir, lo cierto es que puedes evitar quedarte dormido en el sofá, aunque la receta puede no ser óptima para cansados, privados de sueño y los padres. La mejor medicina es, simplemente, dormir lo suficiente por la noche.

Algunos de nosotros estamos más dispuestos a abordar el ritmo circadiano normal requerido por nuestros puestos de trabajo. Kallestad puede dar fe de la existencia de dos tipos de personas, aves tempranas y búho nocturno. Pero la mayoría de nosotros somos capaces de luchar contra nuestras preferencias naturales.

«Hay mucha gente que preferiblemente se levantaba a las 10 pero se las arreglan para salir de la cama mucho antes cuando tiene que ir a trabajar. Tendemos a caer en las categorías de principios del pájaro o ave nocturna, pero hay que hacer ajustes para adaptarse».

Fotografía:  Olgierd Pstrykotwórca en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...