Israel nació de una campaña terrorista

La fundación del Estado de Israel estuvo precedida de una tremenda campaña terrorista ejecutada por diversas organizaciones, entre cuyos miembros se encontraban personas que se convirtieron con el tiempo en destacadas y respetadas personalidades de la política israelí. Y todo ello en vísperas de la Segunda Guerra Mundial.

La fundación del Estado de Israel estuvo precedida de una tremenda campaña terrorista ejecutada por diversas organizaciones, entre cuyos miembros se encontraban personas que se convirtieron con el tiempo en destacadas y respetadas personalidades de la política israelí. Y todo ello en vísperas de la Segunda Guerra Mundial.

El terrorismo indiscriminado moderno comenzó con una campaña de los grupos sionistas judíos en Palestina contra la población árabe en un intento de aterrorizar a todo aquel que se opusiese a la creación de un Estado judío en la región.

Los primeros atentados indiscriminados contra la población árabe se sucedieron a finales de los años 30. El 16 d julio un individuo provisto de una kufia y túnica, entra en un mercado repleto de gente con dos cantaros de leche que deposita en el suelo para marcharse a continuación. Tras unos minutos, los cantaros estallaron y sembraron el mercado con los cadáveres de 21 personas. 52 más se encontraban heridas.

La Irgun, una de las organizaciones judías mas extremistas habían inaugurado una nueva era, la del terrorismo indiscriminado. Tan sólo una semana más tarde, otro mercado de la Ciudad Vieja de Jerusalén, fue victima de una mina. La explosión se produjo en el momento en el que los fieles salían de orar de la mezquita. Ocho personas murieron y treinta mas resultaron heridas. No contentos con los resultados, una nueva bomba colocada en un mercado de Haifa mató a 39 árabes y dejó a 70 más heridos. Al día siguiente otra bomba acababa con la vida de 24 personas. Masacre tras masacre.



El historiador israelí Benny Morris, profesor de la Universidad Ben Gurion de Beersheba, explica que antes de aquella ola de atentados “los árabes y en menor medida judíos disparaban a vehículos y peatones”. A veces “utilizaban granadas matando a unos pocos transeúntes y pasajeros”. “Ahora, por vez primera, se colocaban bombas en centros árabes llenos de gente y docenas de personas eran asesinadas y mutiladas indiscriminadamente”. Los árabes no tardaron en copiar los mismos métodos y este tipo de actos “se convirtió en algo así como una tradición: en el futuro, mercados, estaciones de autobuses, cines y otros edificios públicos de Palestina serían los objetivos de rutina, dándole un tinte brutal al conflicto”.

Las dos principales organizaciones paramilitares judías fueron la Haganna y la Irgun.
La Haganna había sido constituida al principio como organización de autodefensa de las colonias judías en Palestina. Esta cambió a una táctica más agresiva a raíz de los levantamientos árabes de 1929 contra de la inmigración masiva. Estaba dirigida por Abraham Tahomi, emigrante ruso veterano de los grupos defensivos contra los pogromos en Odessa y próximo ideológicamente al fascismo. La Agenda Judía pasaría a dirigir la organización.

Por otro lado se encontraba el aún mas extremista Irgun, que para la década de los 30 recibiría el apoyo de diversas organizaciones como de el Betar (de ideología fascista), de miembros de la organización deportiva Macabi, del Partido General Sionista de carácter ultraortodoxo, el Mizrahi y del Partido Revisionista de Jabotinsky (miembro del ala ultraderechista del sionismo).

Desde 1936 el Irgún y la Haganna actuaron frecuentemente cometiendo asesinatos en venganza por otros asesinatos cometidos por árabes o en acciones de terror de mayor envergadura contra la población árabe. Hacia 1939, la Haganna al mando de Ben Gurion, cambió de táctica ante la presión de los ingleses y la necesidad de este de dar una imagen mas moderada. En los primeros meses de ese año Ben Gurion encargo la formación de tres grupos ultrasecretos, que se encargarían de realizar los trabajos mas sucios y dichos trabajos no se hicieron esperar.

Las luchas entre las facciones árabes y judías, aumentaba la represión británica y a finales de 1937, Londres cancelaba su proyecto de partición para Palestina. El secretario de Colonias, William Ormsby-Gore, antiguo partidario del sionismo, dimitió desengañado y comento que “Los árabes son traidores e indignos de confianza, los judíos son codiciosos y, cuando se los libera de la persecución, agresivos. A los árabes no puede confiarse el gobierno de los judíos del mismo modo que a los judíos no puede confiarse el gobierno de los arabes”.

En 1944, el líder de la Irgun, David Raziel, moría a manos de los alemanes en Irak, durante un misión secreta encargada por los británicos. Le sucedió el futuro primer de Israel, el polaco Menahem Begin, un partido predilecto del ultraderechista Jabotinsky. Begin reorganizó la Irgun. El grupo se lanzó a una serie de ataques y atentados contra comisarías y oficinas de inmigración e impuestos del Gobierno británico. En una de sus acciones, voló el edificio de la inteligencia inglesa en Jerusalen, un atentado que se volvió contra él a los propios judíos revisionistas.

Otro de los grupos judío mas extremistas judías sino el más, la banda Stern, nombró a otro futuro primer ministro, Yitzak Shamir, como jefe de operaciones. El Stern fue el grupo que asesino al enviado de la ONU, Folke Bernadotte en 1948. Ben Gurion ilegaliz6 al Stern tras el asesinato y ordenó a la Haganna capturar y eliminar a miembros del Stern y la Irgun. Shamir también envió a dos asesinos a El Cairo para que asesinasen a Lord Moyne, ministro de Estado británico para el Próximo Oriente. Los asesinos capturados y juzgados en Egipto, fueron ahorcados pero Shamir se mantuvo.

A mediados del año 1945, la Hagana interrumpió la persecución de los miembros del Stern y la Irgun. Los tres grupos unieron sus fuerzas para iniciar una nueva escalada contra Gran Bretaña y a mediados de 1946, la Irgun demolió sin previo aviso un ala del Hotel King David de Jerusalen, en el cual se encontraba la sede administrativa civil y militar inglesa. 90 personas fueron asesinadas. La Haganna condenó el atentado…

Con los británicos ya fuera de Palestina la Haganna, con 35.000 hombres se unió de nuevo al Irgun que poseía 3.000. 50 hombres mas del Stern se unieron y desde entonces hasta el fin de la primera guerra árabe – israelí, llevaron adelante una estrategia basada en el terror.

Matanzas indiscriminadas y guerra psicológica contra poblados árabes desarmados fue el método para practicas la “limpiar” la “Tierra prometida” de impuros. El peor de estos actos ocurrió en la aldea de Deir Yassin, donde familias enteras murieron sepultadas dentro de sus viviendas dinamitadas. Los que salían de las casas eran abatidos y los algunos mujeres, nifios y ancianos supervivientes fueron trasladados en un camión a la parte judia de Jerusalen para ser exhibidos.

Tres días después de la masacre de Deir Yassin, en la que Yitzhak Shamir había jugado un papel fundamental, el comandante Levy del Shai, del servicio de inteligencia de la Haganna comentó… “Familias enteras fueron asesinadas y había pilas de muertos en varios sitios. Algunos de los prisioneros, incluyendo mujeres y niños, fueron asesinados por sus captores. Los miembros del LHI (Stern) relataron que los de la Irgun violaron a algunas jóvenes árabes y luego las asesinaron”.

Un mes después de Deir Yassin, se fundaba el Estado de Israel. Dos terroristas de las organizaciones judías mas extremistas, que participaron en algunos de los atentados más brutales de su tiempo, llegaron a lo más alto de la política y desde sus puestos continuaron ejecutando las mismas estrategias de terror en Palestina y el vecino Líbano.

FUENTES GRAFICAS: WikiCommons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...