Evangelización y alfabetización en América

La empresa evangelizadora de los frailes españoles estuvo ligada a una empresa de alfabetización, ya que era requisito imprescindible hacerse entender por los indígenas. De ahí surgieron numerosas gramáticas y diccionarios.

america

En el post de hoy trataremos un tema de gran interés por su repercuesiones en la sociedad americana actual: el proceso de evangelización y alfabetización que se llevó a cabo en América desde el siglo XVI. Tras unos primeros años de incertidumbre tras el descubrimiento de América, la Corona y la Iglesia se pusieron de acuerdo para emprender la conversión de los nativos y la propagación de la fe cristiana. Las autoridades eclesiásticas indianas adoptaron una organización semejante a la peninsular, caracterizada por una doble cúspide mandataria, compuesta por una jerarquía episcopal (obispos y arzobispos) y una jerarquía religiosa (superiores de las órdenes religiosas). La Inquisición fue trasplantada al Nuevo Mundo, siendo los obispos quienes asumieron las funciones de inquisidores generales. El control establecido por la Casa de la Contratación para evitar el paso de herejes o religiosos no católicos evitó la proliferación de procesos.

Los frailes que llegaron a América fueron muy superiores en número al clero secular. Formaban parte de órdenes distintas (franciscanos, dominicos, agustinos y jesuitas) y contaron con procedimientos novedosos en esta empresa evangelizadora. Entre estos destacan los siguientes: doctrinas pictográficas (catequesis ilustrada con imágenes), doctrinas largas (para un público adulto como relatos históricos) y doctrinas breves, dirigidas a un público infantil, a modo de pregunta-respuesta. La conquista espiritual realizada por estos misioneros tenía como objetivo inculcar la creencia en un sólo Dios y, por lo tanto, erradicar el culto idolátrico y politeísta de los indígenas. Esta no fue una empresa fácil, pues se enfrentaban ante un mundo desconocido.

El principal problema que encontraron los frailes a su llegada a América fue el hecho de hacerse comprender. Era necesario el conocimiento de la cultura y de la lengua indígena para así llevar la doctrina cristiana con más facilidad a la población. Este acercamiento propició la realización de cuantiosas gramáticas y diccionarios en lenguas americanas. De hecho, los evangelizadores (sobre todo, los franciscanos) son los principales responsables de que podamos estudiar hoy en día una aproximación al náhuatl del siglo XVI. El estudio del náhuatl permitió la transmisión del mensaje cristiano en Mesoamérica. Se puede decir que se ligó la empresa evangélica a la lingüística, cuyo objetivo era la alfabetización del náhuatl, presentado como una escritura mixta (mezcla de jeroglíficos con caracteres latinos). Tras la invasión lingüística, el castellano se convirtió en el idioma de las autoridades en América. Sin embargo, hasta el siglo XVII los misioneros apostaron por el uso de las lenguas indígenas en la evangelización, ya que facilitaba el acercamiento de la doctrina cristiana.

Foto: Emilia Garassino

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...