Estambul, cruce de culturas y de historia

Estambul es una de esas ciudad en las que apenas tendrás tiempo para darte cuenta de cómo pasan los días: sus calles, su cultura y sobre todo sus mezquitas son increibles

La Mezquita Azul de Estambul destaca por sus seis espectaculares minaretes

Si queremos recorrer un lugar histórico donde se puedan apreciar dos mundos que viven en un cómodo equilibrio entre una concepción del mundo occidental y cosmopolita y otra más tradicional y musulmana es Turquía. En su visita podrás descubrir tantos puntos de vista diferentes que cuesta creer que todo tenga cabida en un solo país. Quizás por ello siempre son especiales los viajes a Estambul, su capital histórica.

Ankara es la que figura en cualquier enciclopedia como capital turca, pero la que realmente recoge su paso histórico es la antigua Constantinopla, hoy Estambul. De esta ciudad se habla siempre maravillas y poco a poco se está haciendo un hueco importante entre los destinos turísticos más importantes. Razones no les faltan. Tan sólo por poner tres grandes tesoros arquitectónicos y que pueden justificar una visita, tenemos a Santa Sofía, la Mezquita Yuni y la Mezquita Azul.

Vayamos por partes, la basílica de Santa Sofía tiene su origen como catedral cristiana cuando Constantinopla era capital del Imperio bizantino y que se construyó en tiempos de Justiniano I. Fue en 1453 cuando fue convertida en mezquita. La imagen está marcada a fuego para todos los amantes del arte, ya que se puede considerar como una de las obras maestras del arte bizantino. Su espectacular cúpula central y sus bellos mosaicos bizantinos forman parte de los libros de historia del arte.

Y qué decir de la preciosa Mezquita Yuni o Mezquita nueva como también se le conoce. Destacan sus 66 bóvedas y semibóvedas que se establecen mediante una forma piramidal y que junto a sus dos grandes minaretes crean una fachada imposible de no identificar. En cuanto al interior, destaca su decoración mediante azulejos de varios colores.

En cuanto a la última de las obras maestras arquitectónicas de Estambul, la Mezquita Azul compite en espectacularidad con su vecina iglesia de Santa Sofía. Se trata de la única mezquita de la ciudad que tiene 6 minaretes. Para la mayoría de expertos en arte esta mezquita azul significa la culminación de siglos en construcciones religiosas tanto bizantinas como otomanas. Y viendo si increíble aspecto es más que evidente que fue su culminación.

No creo que ante tantos atractivos necesites más razones para buscar tu vuelo de avión y reservar en esa ciudad única en el que lo mejor del mundo occidental se abraza con lo mejor de lo oriental, lo exótico, lo diferente. Sus zocos, sus mezquitas, su estrecho del Bósforo, son lugares que descubrir.

Fotografía: Ramón Cutanda

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...