El tráfico de esclavos a través del Atlántico

La esclavitud fue un auténtico negocio para los españoles y africanos (que vendían esclavos). La mayoría de estos esclavos venían de ser prisioneros de guerra en África.

esclavos

Aunque ya hemos hablado de la esclavitud en anteriores ocasiones, no está de más comentar en qué consistía el tráfico de esclavos en América. En plena Edad Moderna, el tráfico de esclavos mantuvo a Europa, África y América conectadas, lo cual estaba, obviamente, relacionado con el desarrollo de la esclavitud en este determinado contexto histórico. Sin duda, esta actividad se vio favorecida por la revolución tecnológica que hizo posible la llegada de esclavos a América y el control por parte de Europa de los mares. Algunos autores han relacionado el desarrollo del tráfico de esclavos por el Atlántico con la existencia de la esclavitud en África. Para ellos, esta actividad proporcionó una salida para exportar la reserva de esclavos existente en las sociedades africanas. Aunque también existe la teoría de que la esclavitud se desarrolló en África Occidental como respuesta a la demanda creada por el tráfico de esclavos a través del Atlántico, asociada a la formación de la sociedad colonial.

De lo que no cabe duda es que la empresa esclavista resultó beneficiosa tanto para los europeos que los compraban como para los africanos que los vendían. Por una parte, el comercio de esclavos se explica como un intento de la clase gobernante africana por estrechar la mano del europeo en la explotación de las masas africanas. Mientras que por otra parte, la venta de personas negras preservaba la ideología de linaje, que consideraba como extraños a aquellos que quedaban fuera del mismo. Los traficantes europeos firmaban acuerdos con los gobernantes africanos, principales “proveedores” de esclavos en las costas. Por lo que no podemos negar que el reclutamiento de esclavos en África Occidental fue, en parte, responsabilidad de los africanos. Este reclutamiento, en la mayoría de las ocasiones provenía de los prisioneros de guerra.

En unas circunstancias en las que abundan los recursos naturales (minería y sistema de plantación) y en los que escasea la mano de obra (debido a las epidemias y al choque de la conquista), se hizo necesario buscar nueva mano de obra, la cual se encontró en África. Los africanos no era la primera vez que tenían relación con los europeos como mano de obra, pues ya habían trabajado en plantaciones europeas, como las islas del Atlántico. De esta manera, habían adquirido cierta inmunidad a la mayoría de las enfermedades comunes en el mundo afro-euroasiático. Además, la ausencia de protección de los africanos en el Nuevo Mundo fue fundamental para institucionalizar la esclavitud. Los negros, emigrados de diversos lugares de África, se encontraron indefensos y padecieron un profundo desarraigo, lo que les llevó a sublevarse. Recordemos que a los indígenas se les protegió por parte de la Iglesia. Bartolomé de las Casas fue un ejemplo de ello.

Foto: Julen

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...