El Titanic a través de la Literatura

El hundimiento del RMS Titanic fue la mayor catástrofe naval en época de paz de todos los tiempos. Con el accidente, comenzaba su leyenda, de la que se han ocupado todas las disciplinas humanas, desde la Ingeniería hasta la Pintura. Y la Literatura no iba a ser una excepción. Aquí repasamos algunos de los mejores textos que sobre la tragedia se han escrito.

Cuando se acercaba la medianoche del catorce de abril de 1912, el Titanic, transatlántico estrella de la Royal Mail Steamship (RMS), chocaba contra un iceberg al sur de las costas de Terranova. El navío, cuya propaganda decía que era insumergible, no tardó más que apenas dos horas en ser engullido por el océano. Más de mil quinientas personas perecieron.

Fue la mayor catástrofe marina en época de paz de todos los tiempos y, quizá por ello, con el accidente se iniciaba la leyenda del Titanic, que alcanza hasta nuestros días. No ha habido disciplina humana, desde la Ingeniería hasta la Pintura pasando por el Cine, que no se haya ocupado de su triste historia.

El Titanic saliendo de puerto

El Titanic saliendo de puerto.

Y la Literatura no iba a ser una excepción. Dejando al margen los dos magníficos artículos que el novelista Joseph Conrad, antiguo marino, escribió poco tiempo después de la catástrofe y en los que criticaba tanto la utilización de malos materiales de construcción como el comportamiento del capitán Smith (hoy pueden leerse en sus ‘Notas de vida y letras’), existen un sinfín de textos que abordan la tragedia del Titanic. Muy curiosa es la novela ‘Futilidad o el hundimiento del Titán’, de Morgan Robertson y no por su calidad literaria sino porque, escrita en 1898 –catorce años antes del accidente-, cuenta el viaje de un transatlántico así llamado y considerado insumergible que realiza el trayecto entre Southampton y Nueva York con tres mil personas a bordo y que choca contra un bloque de hielo para hundirse cerca de Terranova. Si creyéramos en ellas, diríamos que se trata de una auténtica profecía.

Por su parte, el también novelista Arthur C. Clarke escribió ‘El fantasma del Titanic’, donde especulaba con la posibilidad de rescatar el barco del fondo del mar y reflexionaba sobre si ello sería éticamente aceptable. De carácter distinto es el texto de Emilio Calle titulado ‘El hombre que pudo salvar al Titanic’, centrado en la personalidad de Stanley Lord, capitán del Californian, el navío más cercano al desdichado accidente y que, al tener apagada su radio, no fue consciente de la catástrofe hasta que era demasiado tarde.

Muy interesante es, por último, el libro de Walter Lord (que sepamos, no tiene parentesco con el anterior) titulado ‘Una noche para recordar’. En él, este historiador norteamericano realiza un impecable trabajo de investigación –entrevistó a más de sesenta supervivientes- para escribir uno de los mejores textos que se hayan escrito sobre la tragedia del Titanic, de la que se han cumplido cien años el pasado mes de abril.

Fuente: Diario ‘ABC’.

Foto: Paukrus.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...