El socialismo utópico

El socialismo utópico se diferencia del socialismo científico en que propone el poder para los obreros, pero sin pasar por una revolución armada. Son propuestas de sociedades pacíficas, muchas veces irrealizables.

El socialismo utópico es un movimiento intelectual, llevado a cabo por personas de clase alta y sin conexión alguna con las masas obreras. Propone una serie de ideales pacifistas y totalmente contrarios a las luchas obreras. Para distinguirlo del socialismo científico (marxismo y anarquismo), Friedrich Engels denominó a este socialismo utópico; por la imposibilidad de llevar a la práctica tales ideas, aunque algunos de sus percusores lo intentaron. Entre los autores más destacados de esta corriente de pensamiento hemos de destacar a los siguientes: Henri de Saint-Simon, Robert Owen, Charles Fourier, Etienne Cabet y Pierre Leroux.

Los principales casos de socialismo utópico se dieron en Francia y en Inglaterra. El socialismo utópico nació, al igual que otras muchas doctrinas de reforma social, con la intención de solventar las consecuencias sociales de la Revolución Industrial. El desarrollo del capitalismo y la introducción de la máquina en el trabajo de las fábricas plantearon una serie de problemas sociales. Como solución, el socialismo utópico defendió la bondad del hombre y culpó de los males a la organización social. De esta manera, los socialistas utópicos fueron los primeros en llamar al internacionalismo proletario y los precursores de los anarquistas, al criticar la propiedad privada, la familia, la ideología burguesa e, incluso, la discriminación de la mujer.

Entre los representantes más destacados del socialismo utópico encontramos a Saint-Simon, que propuso una sociedad en la que científicos e industriales fueran los dirigentes para procurar la felicidad obrera, aceptando la virtud de las elites y la desigualdad social. Otro de los más representativos es Robert Owen, que señaló que los obreros debían organizarse en sus propias fábricas o granjas cooperativas apropiándose para sí del beneficio empresarial. Abordó los problemas de la vida cotidiana del trabajador.

Por ser el más representativo de todos, al crearse en el país donde dio comienzo la Revolución Industrial, y al ser el de mayor influencia, hemos de destacar los aspectos económicos del movimiento oweniano, creado por Robert Owen. El movimiento oweniano se basó en la cooperación frente a la competitividad económica y en la unión frente a la individualización del proletariado. Owen aplica el término plusvalía para referirse a los beneficios empresariales de los trabajadores que autogestionan las fábricas. Para Robert Owen la persona estaba por encima de las ganancias. De esta manera, rechaza el beneficio como principal motor de la sociedad. El objetivo es crear una sociedad nueva en la que el beneficio esté al servicio del ser humano.

Foto: Imamon

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...