El Renacimiento a través de la Literatura

Tras la Edad Media, el Renacimiento supuso un resurgir del antropocentrismo, que situaba al Hombre como eje de la Creación y de las corrientes humanistas, que propugnaban un retorno a la cultura clásica. Es, por todo ello, una época muy atractiva para los novelistas, que se han ocupado con profusión de ella. Aquí repasamos algunas de estas obras.

Tras siglos de Edad Media dominados por el Feudalismo y en que la vida del Hombre no valía nada, el Renacimiento supuso, no sólo un extraordinario movimiento artístico sino algo mucho más importante: la aparición de una nueva cultura neoplatónica en que el ser humano volvía a ser eje de la Creación. A este renovado antropocentrismo, se unen las corrientes humanistas, toda una nueva visión filosófica, artística y literaria que tiene su origen en la Italia del siglo XIV y que, desde allí, se extendería por toda Europa.

Es un periodo en que la cultura clásica cobra renovado vigor, en buena medida gracias a figuras como Dante Alighieri o Francesco Petrarca en las letras, Donatello en la escultura, Fra Angélico y Botticelli en la pintura o Brunelleschi y Alberti en la arquitectura, todos los cuales le dan inicio. Se trata, por tanto, de una etapa enormemente atractiva y los escritores no podían por menos que ocuparse de ella.

Foto de una iglesia renacentista

Iglesia de Santa María Novella (Florencia), un monumento renacentista

Existen una enorme cantidad de obras que se ocupan del Renacimiento ya desde poco después que éste se diese por finalizado abriendo el paso al Barroco. Más tarde, los románticos, con su gusto por el pasado, también ambientaron en él muchas de sus creaciones. Pero, ya en el siglo XX, hay probablemente dos novelas cuyo verdadero protagonista es el Renacimiento. Una es ‘Bomarzo’, del argentino Manuel Mújica Laínez, que recrea la vida del aristócrata Pier Francesco Orsini, cuyos recuerdos constituyen un auténtico fresco de la época y cuyo título hace referencia al singular bosque que se halla próximo a la ciudad de Viterbo.

La otra, por su parte, es ‘El romance de Leonardo’, de Dimitri Merezkovsky, anterior al primero y todo un clásico de la Literatura Rusa. En ella se presenta una alegoría de la Italia renacentista en la que resalta la inconmensurable figura de Leonardo da Vinci. De enorme calidad literaria son también dos obras del húngaro László Passuth, especializado en narrativa histórica, sobre el periodo: ‘El músico del duque de Mantua’ y ‘La rosa de oro’.

No menos valor tiene ‘La agonía y el éxtasis’, del norteamericano Irving Stone. Basada en la vida de Miguel Ángel, nos ofrece una rigurosa visión de la Florencia renacentista, envuelta en turbulencias políticas, religiosas e incluso artísticas. Por último, dada la categoría de su autor, mencionaremos ‘Los Cenci’, relato breve de Stendhal acerca de un famoso parricidio y que muestra la decadencia del Renacimiento, corrompido por la vida licenciosa de muchos aristócratas. Pero también podríamos hablar de ‘Maquiavelo. El complot’, de Magdalena Lasala, de ‘El secreto de Mona Lisa’, de Dolores García y de muchas más.

Fuente: ¡Ábrete Libro!

Foto: Rafael Jiménez.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...