El polémico modo de caminar de Lucy

Lucy es el nombre de un esqueleto fosilizado correspondiente a un homínido de la especie ‘Australopithecus afarensis’ de 3,2 millones de antigüedad. Tras un estudio realizado por la Universidad de Loughborough se demostró que Lucy y sus compañeros de Australopithecus Afarensis caminaban erguidos.

Lucy, el primer miembro reconociblemente humano del árbol genealógico de los primates, perteneció a una especia bípeda distinta al Homo Sapiens donde caminaba erguida debido, principalmente, a la proporción entre las piernas y los brazos junto con la curvatura de las manos, ya que es muy diferente a la del resto de ‘Homo Sapiens’. Además, también influyó el cuerpo estrechado hacia arriba.

Se conoce que Lucy y sus compañeros ‘Australopithecus afarensis’ caminaban erguidos, a dos patas, algo inusual hace 3,2 millones de años. No obstante, los expertos afirman no conocer cómo vivían, es decir, si caminaban como nosotros por el suelo o también podrían trepar por los árboles.

La Universidad de Loughborough utilizó todas las huellas de los primeros humanos, aquellos que vivieron hace 3,2 millones de años, para conocer el polémico modo de caminar de Lucy y sus compañeros ‘Australopithecus afarensis’. En el estudio se demostró que caminaban erguidos y no como chimpancés.

Los investigadores británicos utilizaron para el estudio un modelo robotizado con el principal objetivo de analizar las huellas de Lucy y averiguar su polémico modo de caminar. Durante la investigación se demostró que caminaba similar a los seres humanos.

El esqueleto de Lucy contiene cincuenta y dos huesos guardados en una caja fuerte en Adis Abeba, capital de Etiopía, es decir un 40% de su esqueleto. Esto significa que se trata de los fósiles humanos más antiguos de andar erguido.

Aunque Lucy es de tamaño pequeño, se trata de una gran contribución a la ciencia ya que representa una especie diferente de ancestro humano, ‘Australopithecus afarensis’, que podía caminar erguida y no como un chimpancé.

Por otra parte, el cerebro de Lucy y sus compañeros ‘Australopithecus afarensis’ era pequeño, a diferencia de los dientes que eran muy grandes.

Finalmente, hay que recordar que Lucy se trata del esqueleto de una hembra con un metro de altura, 27 kilogramos de peso y cerca de 20 años de edad. Pertenece a la especie ‘Australopithecus afarensis’ y según un estudio realizado por investigadores británicos una especia que caminaba erguida y diferente al resto de ‘Homo Sapiens’.

VÍA/ Palabrademujer

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...