El Museo de Cartas y Manuscritos de París adquiere una carta codificada de Napoleón

Una carta escrita en código numérico del 20 de Octubre de 1812, que detalla el plan de Napoleón para volar el Kremlin en su retirada de Rusia, ha sido subastada el pasado domingo.

Documento donde Napoleón expresa su deseo de volar el Kremlin

Una carta escrita en código numérico del 20 de Octubre de 1812, que detalla el plan de Napoleón para volar el Kremlin en su retirada de Rusia, ha sido comprada en una subasta el pasado domingo por el Museo de Cartas y Manuscritos de París. La carta ha sido vendida también con su transcripción original, que se hizo en París tres o cuatro días más tarde. Probablemente debido a las ofertas del los plutócratas rusos, el lote se vendió por 187.500 €, diez veces más que su estimación preventa de 15.000 €.

Enviada por Napoleón a Hugues-Bernand Maret, el Ministro de Asuntos Exteriores, que estaba entonces en Vilna, la carta afirma sin rodeos que Napoleón volará el Kremlin a las tres en punto de la mañana del día 22. La carta prosigue con detalle la ruta de su retiro y pedidos de urgencia, y finaliza con un simple “Nap”.

Después de la victoria táctica en la sangrienta batalla de Borondino el 7 de Septiembre de 1812, el camino de Napoleón a Moscú fue despejado. Entró en la ciudad el 14 de Septiembre esperando encontrar a los líderes de la ciudad acogiéndole con los brazos abiertos, ya que esa era la manera en la que funcionaban las cosas cuando un ejército invasor alcanzaba una ciudad indefensa. Sin embargo se encontró con sus soldados desesperados, los animales sueltos y despojado de suministros.

Napoleón esperaba la rendición del zar Alejandro I cuando Moscú cayó en manos francesas, pero los rusos se reagruparon y sólo pudo esperar. Sin embargo, las tasas de deserción de su ejército, el hambre, la congelación y el tifus hicieron que Napoleón tuviera que salir de Moscú el 19 de Octubre, un día antes de que se enviara la carta. Salió de la ciudad junto al mariscal Mortier Edouard, duque de Treviso.

Era Mortier quién seguiría las órdenes de Napoleón para volar el Kremlin. Pero una vez más las tierras rusas interfirieron en los planes franceses. La lluvia hizo imposible la destrucción total del Kremlin al empapar los fusibles, pero el arsenal, las paredes y las torres fueron destruidos por las explosiones.

La mayor parte del complejo fue restaurado en los siguientes 20 años, aunque algunas partes, como la Torre Vodovzvodnaya, fueron completamente destruidas. El Arsenal de Kremlin fue restaurado con un estilo neoclásico y convertido en un museo que celebra la victoria de Rusia sobre Napoleón.

Hasta su final, Napoleón insistió en que los rusos nunca lo habían derrotado militarmente, que había sido el invierno ruso el que venció sobre él. Refutó también las críticas recibidas sobre sus fallos de logística de suministro y de planificación, en otro documento que se vendió en la misma subasta del domingo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...