El misterioso origen de la Luna

¿Cuándo y cómo surge la Luna? Todos los días la vemos, pero aún no conocemos su origen. Existen tres teorías al respecto ¿las conoces?

En nuestro cielo el elemento más bonito es la luna y, junto con el sol, los más llamativos. Es por ello que el escritor James E. Strickling dedica un capítulo a la luna en su libro “El hombre y su planeta – Una historia no autorizada”.

¿Cómo surgió la Luna?

Aparece y desaparece, creciendo y decreciendo cada mes. La miramos. La estudiamos y se sigue escribiendo poseía con la luna como protagonista a pesar de que sus misterios se fueron desvelando desde que el hombre puso un pie sobre ella.
Es nuestra constante compañera pero, ¿ha sido siempre así? Los científicos dicen que la luna existe desde millones de años antes de que la especie humana apareciera.

Sobre el origen de la luna existen tres fuertes teorías. La primera de ellas sostiene que la Luna y la Tierra surgieron de la misma nube de polvo estelar aunque hay muchos críticas sobre esta teoría ya que opinan que no puede existir una condensación de ese tipo. Otra teoría propone que la Luna proviene del sistema solar y que su masa fue a traída por la Tierra hace cuatro billones de años. En tercer lugar, se encuentra la teoría de la fisión terrestre que diría que la Luna a través de un mecanismo desconocido fue expulsada por la propia Tierra. Este hecho se supone que ocurrió en una época prehistórica.

Pero, ¿acaso las historias que nos llegan de la antigüedad nos proponen otros orígenes de la Luna?¿Qué cultura puede recordar que la Luna no estaba en nuestros cielos? En la Biblia en el libro del Génesis ya parece haber vestigios del recuerdo del astro lunar: “Y Dios creó las dos grandes luces; la luz más grande reinará durante el día y la más tenue reinará la noche…” (Génesis 1:16).

Independientemente de que el primer capítulo del Génesis sea considerado historia como tal o como poesía narrativa, entre creyentes y escépticos ha habido consenso acerca de su interpretación ya que es un texto que deja poco espacio para la duda.

Desde la perspectiva de unos ojos de nuestra época la expresión “la luz más tenue” tiene la evidente interpretación de que se trata de la luna. Sin embargo, cabe la posibilidad de que existiera otro cuerpo celeste el cual desconocemos. De hecho, en la antigua Babilona según los escritores L. M. Greenberg y W. B. SIzemore, se hablaba de “un sol de noche” y “un sol de día” que se concebían como las luces del cielo de un ser superior.

En mayo de 1973, Immanuel Velikoysky, publicó un artículo donde citaba varias referencias de una antigua era en la memoria del hombre donde la luna no existía. De ser este hecho verdad, la teoría de que la Luna surgió de la propia Tierra no sería posible y ganaría peso la teoría de la fisión que sostiene que la Luna fue atraída por la Tierra.

De lo que no cabe duda es que en numerosas civilizaciones se ha escrito sobre la luna o sobre un cuerpo celeste al que nuestra Luna presente ha precedido.

Fuente: blog.world-mysteries
Imagen: el coleccionista de instantes en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...