El Index, los libros prohibidos

El Index es la lista de la Iglesia Católica donde se encuentran todos los libros y autores que no se deberían leer por atacar las bases de esta religión, su moral. Grandes autores, excelentes obras. Veamos algunas de ellas.

Portada del Index

Este artículo surge a raíz de tener que editar nuevamente Wikipedia, pues contenía errores groseros sobre este tema, más específicamente al mencionar que  obras de Santa Teresa de Jesús lo integraban. Con un mínimo de lógica, nos damos cuenta que alguien no sería canonizado ¡si sus textos son heréticos!

El Index se forma por aquellos textos que, según la Iglesia, son heréticos, dañan la moral cristiana o contienen errores teológicos. Fue creado en el año 1559 por el Papa Pio V, y actualizada hasta 1966 cuando fue apartado por orden del Papa Pablo VI.

No sólo se prohibían autores o textos, sino que en los restantes casos se eliminaba o cambiaba determinadas frases y, en el caso de los autores contemporáneos, les daban la opción de hacerlo ellos mismos, de lo contrario pasarían a integrar esta temible lista.

A lo largo de la Historia miles de textos han sido prohibidos. Lógicamente los textos filosóficos «liberales» en cierto modo, la han integrado, como la «Crítica a la razón pura» de Kant, obras de Descartes, «El contrato social» de Rousseau y obras de Jean Paul Sartre.


De más está decir que autores como Marx o Nietzsche están prohibidos ipso-facto por su ateísmo. Sus obras no las encontramos aquí por ese motivo, así que no debería llamarnos la atención no encontrarles.

Quizá el caso más asombroso es el encontrar a Victor Hugo con «Los Miserables«, aunque a mediados del siglo XX fue retirado de la lista, cuando un Sumo Pontífice con sentido común leyó el libro, pues no puedo pensar otra cosa de los anteriores, más que ignorancia.

Lazarillo de Tormes, obra censurada por la Iglesia

Grandes textos como «El Lazarillo de Tormes» también se encuentra aquí, por su cruda crítica al falso sentido del honor, en un humanismo exagerado y casi recordando a Erasmo. Además, el sentimiento anticlerical es muy fuerte, y esto le llevó a la censura.

Voltaire, Montesquieu y Pascal son otros grandes pensadores censurados, y obras de sexo explícito como las de Sade (durísimo, por cierto) también fueron prohibidas.

En el año 1966 se dejó el Index, pero la Iglesia igualmente emitió dos decretos un poco más genéricos, donde «orienta» a diversos autores y a su vez, a sus fieles, a no escribir o leer obras que ataquen la doctrina de la Iglesia y su moral, conociendo cada uno lo que debería o no leer.

Os dejo un interesante enlace con las obras más importantes que integran el Index.

Imágenes: Dominio Público

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...