El holocausto americano. Parte 1.

Las naciones europeas y posteriormente EEUU, acometieron en el «Nuevo Mundo», uno de los mayores genocidios en extensión, magnitud y duración de la Historia de la Humanidad.
Decenas de millones de indígenas americanos fallecieron a consecuencia de la violencia despiada, la esclavitud, las enfermedades, los trabajos forzados, suicidios, las guerras que las monarquías y Estados europeos llevaron consigo al nuevo continente y por supuesto a través de su valiente y heroíca resistencia, en mundo en que la palabra heroísmo ha dejado practicamente de tener significado.

Las naciones europeas y posteriormente EEUU, acometieron en el «Nuevo Mundo», uno de los mayores genocidios en extensión, magnitud y duración de la Historia de la Humanidad. Culturas y comunidades milenarias enteras desaparecieron para siempre bajo la «ola civilizadora» europea. Los indigenas que sobrevivierona serían confinados en reservas de las que no tardarían en ser expulsados para ser explotadas.

Con la llegada de Cristóbal Colon al “Nuevo Mundo”, se abre un periodo sin igual de desgracias y brutalidad de los europeos para con las comunidades indígenas, que verían como pueblos y comunidades enteras desaparecían bajo el que puede considerarse el mayor Holocausto humano de la Historia

Decenas de millones de indígenas americanos fallecieron a consecuencia de la violencia despiada, la esclavitud, las enfermedades, los trabajos forzados, suicidios, las guerras que las monarquías y Estados europeos llevaron consigo al nuevo continente y por supuesto a través de su valiente y heroíca resistencia, en mundo en que la palabra heroísmo ha dejado practicamente de tener significado.

España inició la rapiña y el pillaje del continente. Portugal, Inglaterra, Francia, y Holanda no tardarían en sumarse a la conquista, saqueo, explotación y esclavización de América, nombre que ni siquiera tenía que ver con el propio continente. Los primeros en sufrir las consecuencias de la llegada de esta “ ola civilizadora ” fueron las tribus que se encontraban en las islas de lo que hoy es el Caribe y en lo que hoy es Centroamérica. Pronto los indígenas americanos comenzaron a ser esclavizados y pronto también comenzaron a morir por centenares, millares


Colón, en su primer viaje, declaró. «La gente de esta isla y de todas las otras islas que he encontrado y he visto, …todos andan desnudos, … ellos … son tan desprendidos y generosos con todo lo que poseen, que nadie lo creeria si no lo viera. De cualquier cosa que tengan, si se lo pide, nunca dicen que no, al contrario, le convidan, y demuestran tanto amor como si dieran sus corazones…» [1]
Dandose cuenta del carácter amistoso y civilizado de estos indigenas, pensó que estos serían» buenos sirvientes… y facilmente se podrian evangelizar». [2]

Aprovechó la naturaleza pacífica de estas comunidades indigenas para tomarlas sin contemplaciones, no sin antes hacer una declaración sobre sus intenciones. » Yo os certifico que, Dios mediante, entraremos a la fuerza a vuestro pais y os heremos la guerra mediate todas las formas y maneras que podemos, y os sujetaremos al yugo y obediencia de la Iglesia y de vuestras Majestades.Tomaremos vuestras mujeres e hijos, y los esclavisaremos, y de esta manera los venderemos y desecharemos… » [3]

Colon, el en teoría aventurero que defendía a “sus indios” [4] se había reservado para sí una importante parte del pastel con las Capitulaciones de Santa Fe, del 17 de abril de 1492, por las que obtenia grandes prebendas como eran :
El título de Almirante en todas las tierras que descubriese o ganase en la mar Océana, con carácter hereditario y con el mismo rango que el Almirante de Castilla
El título de Virrey y Gobernador General en todas las islas o tierras firmes que descubriera o ganara en dichos mares, recibiendo el derecho de proponer ternas para el gobierno de cada una de ellas.
El diezmo (diez por ciento) del producto neto de la mercadería comprada, ganada, hallada o trocada dentro de los límites del Almirantazgo, quedando un quinto para la corona.
La jurisdicción comercial de los pleitos derivados del comercio en la zona de su almirantazgo, según correspondiese a tal oficio
El derecho a contribuir con un octavo de la expedición y participar de las ganancias en esa misma proporción. [4]

Las noticias del “Nuevo Mundo” llegaron a una Europa sumida en conflictos de religión y empobrecida por décadas de guerras, enfrentamientos sociales y conspiraciones reales por el poder. Colón regresó ofreciendo regalos de oro ofrecidos por los indigenas y pronto empezó a circular el rumor de la existencia de “montañas de oro” en el nuevo continente.

Colón fue parte integrante y activa en la fiebre por explotar su empresa y las “montañas de oro” del “Nuevo Mundo”. «Vengan, vamos juntos en esta jornada. ¿Qué se quedan haciendo acá, aguantando miserias?. Vamos juntos, que según tengo noticias, encontraremos casas con tejas de oro, y todos volveremos ricos de esta gran aventura». «El oro es buenísimo; del oro se hace tesoro; y con él, quien lo tiene, hace cuantoquiere en el mundo y llega su poder a tal punto que se pueden compran almas para el cielo «, les decía Colón a sus amigos.[5]

Los siguientes viajes serían no con tres naves, sino con pequeñas flotas que llevarían a los nuevos conquistadores – saqueadores a buscar las riquezas que les pertenecían por derecho propio. Hernán Cortés y Cabeza de Vaca en México, Alvarado en Centro América, Pizarro en el sur (Tahuantinsuyo) …

Durante el segundo viaje, en cada una de los desembarcos que efectuaban sobre las islas, Colón y sus tropas exterminaban cualquier animal o nativo que se encontraban a su paso, «saqueando y destruyendo todo lo que encontraban» tal y como relató el hijo de Colón, Fernando.

El ensañamiento de los españoles en este periodo temprano adquirió carácter sádico en extremo. Un testigo de aquellos infames días, explicó lo siguiente :
«Una vez que los indios estuvieran en la selva, el proximo paso era formar escuadrones para perseguirlos y donde quiera que los españoles los encontraban, los masacraban sin misericordia a todos como ovejas en un corral. … Entonces le cortaban una mano a un indio y se la dejaban colgando de una hilacha de carne y asi lo mandaban diciendole ‘Ve ahora, esparce las buenas nuevas a tus jefes… Algunos cristianos encontraron a una mujer india que llevaba en sus brazos a un bebe amamantando, y como el perro que llevaban tenia hambre, le arrancaron el bebe de sus brazos y lo tiraron al piso vivo para que el perro comiera, el perro se lo devoro ante los ojos de la madre…» [6]

Los españoles generalizaron la utilización de perros para “cazar” indios y los supuestos acusados de sodomia eran devorados por perros hambrientos. Estas prácticas bárbaras dignas de verdaderos psicópatas y que los ingleses copiarian mas adelante, fueron representadas en un famoso cuadro de Theodor Bry (imagen superior) sobre Peru en 1585. [7]

FUENTES GRAFICAS:
WikiCommons
Theodor Bry. Pizarro suelta a los perros sobre los indios.
de Soto committing actrocities against Indians. www.infoamerica.org/museo/expo_bry/imagenes/peru.jpg,

FUENTES:
[1,2,3] Herencia Cristiana. Heroes Cristianos. http://www.angelfire.com/extreme/genio/heroes/colonheroe.html
[4] Wikipedia – Cristobal Colón – http://es.wikipedia.org/wiki/Crist%C3%B3bal_Col%C3%B3n
[5] Genocidio en nombre de Dios (primera parte. Ricardo Ulcuango Publicación mensual del Instituto Científico de Culturas Indígenas. Año 1, No. 3, junio de 1999 http://icci.nativeweb.org/boletin/junio99/ulcuango.html
[6] Herencia Cristiana. Heroes Cristianos. http://www.angelfire.com/extreme/genio/heroes/colonheroe.html
[7] Colonial Latin America – http://www.college.emory.edu/culpeper/BAKEWELL/images/balboadogs-debry.jpg

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...