El Fuerte de Marlborough en Menorca

El Fuerte de Marlborough es sólo una de las tantas construcciones que debemos conocer en Menorca. Su historia no sólo es la de la isla, sino también la de la convulsionada Europa del siglo XVIII.

Cuando uno coge vuelos a Menorca lo primero que piensa es «playas paradisíacas». Y si bien esta es una realidad innegable, también debemos saber que posee una historia impactante para ser una única isla. Claro que esto tiene un motivo muy fuerte y es su ubicación, la cual la hicieron ser un punto estratégico tanto militar como comercial. En este último sentido, los asentamientos fenicios nos dan una clara respuesta.

Puerto de Maó, el más codiciado por las potencias europeas en el siglo XVIII

Pero si tomamos los dos puntos en conjunto, comprenderemos por qué ingleses y franceses lucharon permanentemente por el control de la isla desde 1708, año en el que pasa a manos británicas, hasta 1802 cuando por la firma del tratado de Amiens, Reino Unido hace devolución a España de este territorio.

El siglo de dominio británico (aunque, repetimos, alternando con franceses), se puede percibir el día de hoy con el carácter de sus habitantes y detalles en las construcciones de la isla, pero si hay una edificación que muestre realmente su pasado inglés es el Fuerte de Marlborough, una fortaleza militar construida entre los años 1710 y 1726.


Su función era proteger la entrada al Puerto de Maó y se sitúa en la cala de Sant Esteve en Es Castell, un puerto codiciado por muchas potencias de la época por su seguridad, ubicación y amplitud, lo que permitía desarrollar el comercio en forma casi desmedida.

Es Castell, el fuerte de Marlborough es sólo una de las construcciones que debemos conocer

En la actualidad, visitar el Fuerte de Marlborough es una obligación. Si bien el tiempo es poco, nada nos quita descubrir y adentrarnos en la historia de todo el siglo XVIII en Europa y sobre todo, en Menorca con sus visitas guiadas y la consecuente explicación histórica que nos darán, mientras comenzamos el recorrido por las contraminas y galerías subterráneas del fuerte, pilares de la construcción al estar edificada en un subsuelo rocoso.

En definitiva, Menorca es un lugar de ensueño para conocer y descansar, más en esta temporada alta que ya ha comenzado, pero no sólo por sus paisajes y playas, sino también por su rica historia, obtenida con el pasar de los siglos y por ser apetecida por grandes civilizaciones desde la antigüedad, hasta nuestra época actual.

Imagen 1: Toniher en Wikimedia
Imagen 2: MontanNito en Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...