El Complot de la Pólvora

El Parlamento británico es uno de los edificios más bonitos del mundo, como así emblemáticos, pero pocos saben que estuvo a punto de ser destruido cuando se realizó el complot de la pólvora.

El Parlamento británico en Londres, es uno de los edificios más emblemáticos y más visitados de la ciudad inglesa. Sin embargo, en 1605 podría haber desaparecido gran parte de lo que hoy conocemos.

Parlamento británico

El 31 de enero de 1606 fue ejecutado Guy Fawkes, un católico inglés que conspiraba con hacer explotar el Parlamento. Pertenecía a un grupo del Restauracionismo Católico de Inglaterra quién planeó el «Complot de la pólvora» con el objetivo de hacer volar el Parlamento y así asesinar al rey Jacobo I y familiares, de la dinastía de los Tudor.

El descubrimiento a tiempo de la conspiración, el 5 de noviembre de 1605, impidió el derrocamiento del rey y la entronización de un monarca católico, previsiblemente su hijo el príncipe Carlos, debidamente instruido en los dogmas de la Iglesia Católica.

Ya anteriormente, la difunta Isabel I había mostrado una especial ojeriza contra los católicos, a quienes prohibió ir a misa y obligó a asistir a los oficios de la iglesia anglicana. Pero cuando le sucedió Jacobo I, casado con la reina católica Ana de Dinamarca, aunque pensaron que se suavizarían las leyes anticatólicas, finalmente se endurecieron.

En marzo de 1604, Robert Catesby, Thomas Wintour, Jack Wright y Thomas Percy se reunieron secretamente para intentar acabar con la tiranía y la represión anglicanas. A ellos se les uniría semanas después Guy Fawkes, quien tenía una larga experiencia en las artes de la guerra. El plan consistía en colocar unas cargas de pólvora en los sótanos del Parlamento para hacerlas estallar en la próxima ceremonia de apertura.

Al año siguiente, aumentó el número de conspiradores hasta llegar a ser trece, con el fin de costear la operación. Éstos alquilaron una dependencia en los sótanos del Parlamento donde fueron almacenando poco a poco 36 barriles de pólvora, aguardando el momento en el que el rey abriese oficialmente las puertas del mismo a principios de octubre del 2005. Sin embargo, debido a una epidemia de peste, esta ceremonia fue pospuesta hasta el 5 de noviembre.

Una carta anónima hizo saltar las alarmas y el 4 de noviembre, Robert Cecil, el conde de Salisbury, ordenó al jefe de seguridad que registrase el edificio parlamentario. Allí se encontró a Guy Fwakes ultimando los preparativos. Éste fue sometido a tortura durante la cual desveló algunos de los nombres de sus colaboradores. El 31 de enero de 1606 fue llevado a la horca y las distintas partes de su cuerpo despedazado fueron repartidas por las cuatro esquinas del reino como advertencia para otros aspirantes a traidores.

Desde entonces, el 5 de noviembre de todos los años, se celebra en Gran Bretaña, y en diversos rincones de Estados Unidos, Australia, Canadá y Nueva Zelanda el llamado «The Gunpowder’s Plot» («El complot de la Pólvora») en el que recitaban la copla:

Remember, remember, the fifth of November, Gunpowder Treason and Plot. I see no reason why Gunpowder Treason should ever be forgot”. (“Recuerden, recuerden, el cinco de noviembre, la Traición y el Complot de la Pólvora, que nunca se olviden”).

Imagen: Dominio Público

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...