El Circo Máximo de Roma

En la antigua Roma el ocio tenía un lugar muy importante para toda la sociedad y con ese fin fueron creados los circos. Hoy veremos el famoso Circo Romano, el primero de ellos y más grande, por ende el más importante de todo el Imperio.

La vida en la Antigua Roma tenía siempre un espacio muy importante para el ocio y todos quienes han gobernado el Imperio así lo entendieron desde los orígenes del mismo, hasta su caída. Con el fin de entretenimiento es que se crearon los circos romanos donde se llevaban a cabo espectáculos diversos, carreras y por supuesto, representaciones sobre los grandes logros de esta civilización.

Circo Máximo de Roma con el Palacio del Palatino en el fondo

Circo Máximo de Roma con el Palacio del Palatino en el fondo

Su fin era meramente lúdico, junto a los anfiteatros y teatros, teniendo una forma oval en cuyo centro se encontraba, rodeada de estatuas, la arena. Hoy en día podemos encontrar en pie varios de estos circos, más que nada en España aunque el Circo Máximo de Roma es sin duda el más importante por ser el primero y al mismo tiempo, el de mayor tamaño.

Su construcción data del año 600 a.C. aproximadamente, aunque precisar la fecha es casi imposible. Si se sabe que estos emperadores etruscos fueron quienes lo montaron pues aquí se realizaron los primeros Ludi Romani (Juegos Romanos) cuando la ciudad era gobernada por Lucio Tarquinio Prisco, según la leyenda el quinto Rey de Roma pero el primero y fundador de ella para los historiadores contemporáneos.


Prontamente los juegos se convirtieron en una de las atracciones más importantes para los habitantes de Roma y por ello Julio César decide ampliar el circo en el entorno del año 50 a.C., llegando a albergar en este entonces 150.000 espectadores sentados, a los que debemos sumarles aquellos que le veían de pie. Domiciano unió el circo con su Palacio y Trajano amplió aún más el mismo, para aumentar así la capacidad.

Esquema del Circo Máximo de Roma

Esquema del Circo Máximo de Roma

Esto demuestra la unión que existía entre todos los emperadores por mantener este circo que tanto gustaba no sólo a ellos sino a todos los ciudadanos. Las carreras de carros eran el espectáculo más representado, desarrollando el mismo en la pista del circo.

Obelisco egipcio del Circo Máximo, en la actual Piazza del Popolo

Obelisco egipcio del Circo Máximo, en la actual Piazza del Popolo

Esta pista estaba dividida en dos por un pequeño muro llamado “espina” y en las dos esquinas se colocaban postes que representaban la meta, sitios donde los carros giraban para proseguir con la carrera por el otro sector de la pista.

Adornada con estatuas diversas, César Augusto ordenó colocar en la espina un obelisco egipcio que actualmente se puede observar en la Piazza del Popolo. Este mismo obelisco fue traído desde Egipto y fue erigido por Ramsés II, ubicándose en el Templo de Heliópolis.

En la actualidad se puede ver el Circo Máximo aunque no todo ha sido descubierto y muchas cosas han desaparecido. La spina aún está en pie al igual que la arena, pero lamentablemente no se cuenta con los asientos aunque se siguen realizando diversas excavaciones. El máximo interés que nos ofrece es ver el Palacio Imperial del Palatino, el mismo que Domiciano ordenó unir al circo.

Imagen Circo Máximo: MM en Wikipedia
Imagen esquema Circo: Joris en Wikipedia
Imagen Obelisco: MM en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...