El antiguo Egipto: vida cotidiana y costumbres

El antiguo Egipto ejerce, aún hoy en día, enorme fascinación sobre nosotros. Alcanzó un importantísimo desarrollo económico, político y científico y algunos de sus monumentos perviven todavía. En cuanto a sus costumbres y vida cotidiana, quizá no era tan diferente de la nuestra. Aquí repasamos algunos de sus aspectos.

La civilización egipcia ejerce aún hoy en día una enorme fascinación sobre nosotros. Los adelantos técnicos y científicos que logró no dejan de sorprendernos, al igual que lo hace su pujanza intelectual y económica. Pero, al margen de la riqueza y ostentación de los faraones y las clases pudientes, los ciudadanos llevaban una vida cotidiana marcada por una serie de hábitos y costumbres que, quizá, no se diferenciaran tanto de los modernos.

Así, por ejemplo, en lo que respecta a la vivienda, sus casas eran sencillas y pequeñas. Se construían con barro o piedra y apenas contaban con una habitación. Tampoco tenían gran abundancia de mobiliario y ajuar doméstico. De hecho, solían dormir sobre esteras de paja. Claro que estas viviendas eran de los más pobres. Las clases altas, constituidas por sacerdotes, escribas -una suerte de notarios de la vida diaria- y jefes militares, tenían casas más grandes realizadas con ladrillos de barro que contaban con diversas habitaciones y muebles tales como camas, sillas y mesas. Además, se decoraban con pintura tanto por dentro como por fuera.

El antiguo Egipto tenía sus monumentos, como la Gran Esfinge de Giza

El antigio Egipto nos ha legado bellos monumentos como la Gran Esfinge de Giza (en la foto).

En lo que respecta a la alimentación, los más pobres se nutrían casi en exclusiva de pan y agua o cerveza (ésta era muy importante en el antiguo Egipto, incluso su invención se atribuía a Osiris), a lo que se añadía ocasionalmente algo de carne, pescado y frutas. A diferencia de ellos, los ricos tenían una alimentación muy variada: consumían mucha carne animal –especialmente de cerdo y ternera-, pescados, quesos, frutas y verduras. Y, como bebida, utilizaban tanto el vino como la cerveza. Por su parte, la indumentaria también presentaba diferencias entre los más ricos y los pobres. Éstos últimos vestían rudas túnicas atadas a la cintura. Sin embargo, los pudientes usaban también túnicas pero mucho más lujosas pues llevaban bordados y, además, se adornaban con joyas.

En cuanto al entretenimiento y el ocio, practicaban la natación, la lucha y algunos juegos de mesa. Pero, a diferencia de los griegos y romanos, no lo hacían con fines competitivos sino como una forma de cultivar su estado físico y mental. Los más poderosos, además de estas diversiones, también realizaban competiciones navales en el río Nilo.

Precisamente éste era el principal medio de comunicación con que contaban y la más importante vía de transporte de mercancías y personas. Poseían embarcaciones grandes de madera dedicadas al comercio y otras más pequeñas realizadas con fibra de papiro. Alternativamente, para transportar sus mercaderías, también se valían de camellos, caballos y bueyes en las zonas terrestres.

Fuente: Historia Cultural.

Foto: EGraf.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...