Diosas de la fecundidad en la antigüedad

Las Diosas de la Fecundidad de todas las civilizaciones de la antigüedad, cumplen un papel fundamental en la sexualidad de los mismos. Veamos algunas de las representaciones más importantes, en los grandes pueblos de nuestra historia.

Continuando con la sexualidad como tema central, no podemos dejar pasar la ocasión de hablar sobre las Diosas de la Fecundidad, aquellas que representaban la belleza, la maternidad, la sexualidad en todas sus manifestaciones y, por supuesto, la fecundidad mencionada anteriormente.

Venus de Willendorf

Teniendo en cuenta los estudios actuales y las conclusiones a las que muchos expertos, no sin críticas, han llegado, debemos mencionar a la Venus de Willendorf como la primera diosa de la fecundidad de la historia, datada en pleno Neolítico entre 30.000 y 25.000 años a.C., de aspecto diferente al concepto clásico de la belleza por ser una imagen obesa, con grandes senos y gran vientre.

Si bien hay muchos que critican su deidad, no podemos olvidar que en este mismo período prehistórico, las figuras dedicadas a la diosa de la fecundidad de todos los pueblos eran idénticas (Egipto, Mesopotamia, etc.). Su nombre está dado por el sitio donde se ha encontrado.

Ishtar, diosa del amor en Asiria

Adelantándonos al III Milenio a.C., encontramos en la región de Mesopotamia a la Diosa Ishtar (así nombrada por los Asirios), de quien ya hemos hablado en profundidad al dedicarle un artículo íntegro a la «diosa del amor«. Pero también debemos saber que es esta Diosa la tenida en cuenta en otras civilizaciones para personificar la fecundidad y el amor, llamándose Astarté en Fenicia, Afrodita en la Grecia Clásica o bien Venus para los romanos.

Una curiosidad sobre Ishtar es lo que nos menciona Herodoto, que la describe según los babilonios como la diosa de la prostitución, o de las prostitutas para ser más claros, como así representante del amor extramatrimonial, en una forma sagrada pues, se creía, que cuando estas prácticas se llevaban adelante, la diosa otorgaba a todas las mujeres de la civilización la fecundidad.

Todo esto debe tenerse en cuenta, que era sólo para los habitantes de Babilonia y, evidentemente, siguiendo como fuente a Herodoto. Las características de esta diosa cambian según la civilización mesopotámica que tratemos, como también en cada una de las civilizaciones de la antigüedad que le rendían culto, independientemente del nombre con el que la conozcamos. Aquí sólo vimos algunos ejemplos pero aún nos queda definir qué era cada diosa, en cada uno de los grandes pueblos de nuestro pasado.

Imagen Venus de Willendorf: Julo en Wikipedia
Imagen Ishtar: Hispalois en Wikipedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 2,00 de 5)
2 5 1
Loading ... Loading ...