Desde ahora podremos saber cuál será la hora de nuestra muerte

Alguna vez en la vida nos hemos preguntado o pensado cual será la fecha de nuestra muerte, y como será una de esas preguntas casi existenciales que no tienen respuesta, y que algunos no le restan importancia, mientras que otros el solo que pase por sus mentes lo atemoriza.

Pero ahora esto puede cambiar, ya un equipo de investigadores ha descubierto una variación genética que afecta en cierta medida el funcionamiento del reloj biológico humano, lo que esta técnica podría llegar a determinar cuál será el momento de la muerte de la persona analizada.

Según el estudio publicado en la revista Annals of Neurology, cuenta algunas de las conclusiones del Andrew Lim, quién es el jefe responsable del equipo del centro médico Beth Israel, en Boston, Estados Unidos, quién explico que “el reloj biológico interior regula muchos de los aspectos de la biología y la conducta humana. Y además incluye en la hora de los estados clínicos agudos, como el derrame cerebral y el infarto”.

En un primer momento la razón del estudio de Lim y sus compañeros era la de encontrar indicios genéticos en las personas que pudiesen padecer Alzheimer y Parkinson. Es por ello que se requirió la participación de aproximadamente 1200 personas mayores de 65 años que durante varios años estuvieron con una pulsera especial en su muñeca que servía para controlar el ciclo de sueño – vigía.

Pero esto cambio debido que los científicos descifraron los genomas de las personas participantes y descubrieron un nucleólito junto con el gen Period 1 que era diferente entre personas que les gusta acostarse y levantarse temprano con aquellas que les gusta trasnochar y despertarse más tarde por las mañanas. Es que los primeros, un 60 % de los analizados, tenían adenina (A), mientras que los segundos el 40% restante poseían guanina (G).

Esto determino que aquellos que poseían A-A despertaban una hora antes que los portadores de G-G, mientras que los de A-G descansaban media hora menos que los anteriores. Conclusión que llevo a tener una mejor análisis sobre las muertes de los participantes.

Es que muchos de las personas analizadas estuvieron en el programa más de 15 años, cuando estos tenían 65 años de edad. Esto pudo lograr que los científicos lograran encontrar tres tipos de variaciones genéticas que determinarían la hora de la muerte. Las personas con A-A y A-G en el genotipo fallecieron antes de las 11 de la mañana, mientras que el resto fallecieron durante la tarde.

Fotografía:  TheTim en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...