Definición de Paleografía

La Paleografía se diferencia de la epigrafía en que estudia la escritura fijada en soportes blandos. Es una ciencia auxiliar de la historia clave para entender fuentes primarias escritas desde la Antigüedad.

La Paleografía es la disciplina que estudia las escrituras antiguas. Etimológicamente, “Paleografía” está formada por dos palabras griegas: el adjetivo paleo (antiguo), el sustantivo grafe (escritura) y el sufijo ia (arte o disciplina). La definición etimológica de “Paleografía” es un tanto incompleta. Por otra parte, tenemos la definición tradicional, por la cual se establece una división según el soporte de las fuentes escritas. De esta manera, las escrituras antiguas no sólo estarían tratadas por una única disciplina. Por una parte, la Paleografía estudiará los soportes de material blando (papiro, pergamino o papel); mientras que por otra parte, la Epigrafía estudiará los soportes de material duro (mármol o bronce). Sin embargo, esta definición peca de ser restrictiva, puesto que no existen tantas diferencias entre la escritura en material blando y la realizada en material duro. En este sentido, surgieron nuevas interpretaciones (más modernas) acerca de qué era la Paleografía.

J. Mallon afirmó que a la Paleografía le interesaba todo tipo de escritura, esté donde esté escrita (tanto en libros como en inscripciones). Por su parte, A. Petrucci dijo que la Paleografía estudia la Historia de la escritura a mano en sus todas fases, sus técnicas (cincel, pluma) y la evolución de su producción. El primer tratado de Paleografía que se conoce es el escrito por J. Mabillon en 1681, De re diplomatica libri sex. Aunque el concepto de “Paleografía” aparece por primera vez en la obra de B. Montfaucon, Paleografía graeca, de 1708.

La Paleografía, ciencia que con un método propio estudia el desarrollo del proceso gráfico y considera la escritura como una facultad propia y primitiva del hombre, y entendida como un medio de lectura de escrituras en desuso, se puede dividir en: Paleografía de lectura, que consiste en asimilar los múltiples juegos de signos que son las letras del alfabeto y demás signos convencionales e identificarlos, pese a las diferentes formas con las cuales se presentan en determinadas épocas a fin de poder retransmitirlas en el lenguaje escrito utilizado hoy; Paleografía crítico-analítica, que constituye un avance científico ya que somete las distintas escrituras a un riguroso examen relativo a todos los problemas de identificación, autentificación y reagrupamiento de las escrituras sea cual fuere el periodo al que pertenecen; y Paleografía como historia de la escritura, que consiste en otorgarle un lugar al hecho gráfico en la Historia de la Cultura, entendida como la explicación de los acontecimientos y aspectos trascendentes de la vida del hombre. En este sentido, no se le da prioridad a la acumulación de datos, sino a su coordinación.

Foto: Manuel Martín Vicente

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...