¿Cuál es la historia de Halloween?

Os contamos la historia de Halloween, que comenzó como una festividad de los celtas y fue pasando entre distintas culturas.

Hombre disfrazado

Halloween ya es una de las festividades más celebradas en todo el mundo de forma común, día que tiene distintos significados dependiendo de la zona del mundo, pero que coincide en estar relacionado con la muerte, la oscuridad y los espíritus. Su origen, no obstante, se remonta a muchas décadas atrás, dado que el inicio de la celebración de Halloween se encuentra en la cultura celta. En la actualidad ha ido evolucionando de distintas maneras hasta instaurarse como una fiesta que tiene mucho significado, pero que también es fruto de diversión para personas de todas las edades.

La evolución de Halloween

En sus orígenes Halloween no recibía este nombre, sino que la festividad que se realizaba en la cultura celta era conocida con la palabra Samhain. Literalmente esta palabra no tiene relación alguna con los muertos o los espíritus, sino que viene a significar solo que “ha llegado el final del verano”. Se trataba del paso a una época del año de menos luz, donde perduraba la oscuridad de una forma mayor, lo que en cierto modo acabó perdurando. Para los celtas era la manera de iniciar un nuevo año y aprovechaban para llevar lo místico a un plano más cercano. Como buena forma de iniciar un año nuevo los celtas se hermanaban con sus seres queridos que ya habían fallecido. Era gusto de su cultura abrir un portal místico que permitía, según las historias, que los espíritus de aquellas personas que hubieran fallecido volvieran al mundo de los vivos.

Los ciudadanos vivos adoptaban disfraces y todo tipo de máscaras, obviamente alejadas de las habituales en la actualidad, como forma de hacerse pasar por espíritus malignos. Esto se debía a que al abrir el portal espiritual, por él no solo entraban los espíritus buenos, sino también los malos. Y las familias aunque deseaban tener a su alrededor a sus seres queridos, temían que los malignos se les acercaran. Con el uso de las máscaras todo eso dejaba de ser un problema. Los celtas, además de esta celebración, tenían costumbre de realizar grandes cenas y de visitar los cementerios en los que se encontraban las personas queridas que habían fallecido.

Con los celtas es como se originó la festividad, de la cual podéis ver que hay muchas tradiciones que se siguen manteniendo. Hoy día se ha olvidado, en cierta manera, porqué nos disfrazamos, pero la base sigue siendo la misma que entonces.

A lo largo de la historia Halloween fue amoldándose al cambio de las sociedades dominantes. Tras los celtas llegaron los romanos, que también adoptaron esta celebración, aunque con algunos cambios. Es curioso saber que, aún con el paso de las épocas, Halloween ha conseguido perdurar de una manera muy consecuente. Lo hizo también con el empuje de la Iglesia Católica, que vio la situación y decidió implantar el Día de Todos los Santos como forma de tratar de reducir el interés por Halloween. Esto llevó a que en muchos países, principalmente en aquellos donde la religión católica está muy presente, se fuera olvidando la celebración de los celtas. España, por ejemplo, fue uno de estos países, donde hasta hace poco tiempo Halloween no ha vuelto a tener presencia.

Llega el Halloween más actual

El punto de inflexión para la expansión de Halloween llegó con su entrada en Estados Unidos y Canadá, algo que ocurrió en el año 1840. Los ciudadanos de ambas naciones le dieron muy buena acogida a la celebración, la cual llegó gracias a los irlandeses. Durante las primeras décadas Halloween fue logrando tener cada vez mayor presencia, llamando la atención de todo tipo de personas. Se instauró, por ejemplo, la costumbre del tallado de calabazas, a las que se colocaba dentro una vela con el objetivo de aterrorizar a los visitantes. Años después, ya en la década de los años 20, la sociedad norteamericana decidió darle a Halloween una mayor relevancia.

Jack-o'-lantern

Su momento de gloria se produjo cuando los responsables de Minnesota tuvieron la idea de darle más presencia a Halloween y celebrar el que fue un gran desfile que tuvo una enorme repercusión. Se trataba del año 1921 y marcaba la implantación de Halloween como fiesta característica de Norte América. A partir de ahí niños y adultos comenzaron a disfrutar más y más con este acontecimiento, dándole gran credibilidad con recogida de caramelos en el Truco o Trato, fiestas de disfraces y otros acontecimientos. El fenómeno no tardó en llegar al cine, lo que ha permitido que poco a poco la fiesta sea aún más conocida en el resto del mundo.

Como suele ocurrir, ha sido gracias a los estadounidenses y su fuerza comercial que Halloween ha conseguido llegar a una gran cantidad de países donde la tradición nunca había existido. Incluso Japón organiza actualmente desfiles y eventos relacionados con esta festividad que toman como modelo de celebración el estilo por el que apuestan todos los años los norteamericanos. Poco a poco Halloween tiene mayor popularidad y aunque su significado se está perdiendo, no deja de ser una forma de conectar con el otro mundo, con los espíritus de los fallecidos. Se dice, en otras leyendas e interpretaciones, que los espíritus de personas queridas visitan a sus familias y conviven con ellos, durante unas horas, para poder velar con ellos desde la distancia. Todo son historias que forman parte del conocimiento popular que representa Halloween en una de las noches más divertidas del año.

Foto: geraltPublicDomainPictures

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...