Conferencias de paz tras la Segunda Guerra Mundial

Las conferencias de paz de la Segunda Guerra Mundial sirvieron para terminar de configurar el mundo tras el conflicto bélico. Se ponía inicio, así, a un nuevo marco de relaciones entre los países victoriosos.

La Segunda Guerra Mundial culminó en 1945 con la derrota de las potencias del Eje, vencidas por el bando de los Aliados. La victoria definitiva se produjo tras la toma soviética de Berlín y el lanzamiento de dos bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki. En aquellos momentos finales, el contacto de los Aliados se intensificó. ¿El objetivo? Planificar y gestionar el final de la guerra. Sin embargo, las reuniones entre Estados Unidos, Gran Bretaña, China y la URSS fueron una constante desde 1941. Hablamos de las llamadas conferencias de paz, que durante unos años parecieron ser conferencias de guerra. Ya en 1945, las nuevas reuniones se realizaron para dar salida a los vencidos y establecer lo que sería el nuevo orden internacional.

Como venimos diciendo, entre 1941 y 1944 se produjeron al menos cuatro reuniones entre potencias aliadas con motivos bélicos. La guerra por aquel entonces lo copaba todo, sin embargo, también hubo tiempo para planificar el mundo una vez que esta terminase. Así fue que en 1941 la reunión entre Franklin Roosevelt, presidente de los Estados Unidos, y Winston Churchill, primer ministro británico, dio como resultado la Carta del Atlántico, donde se dibujaba un futuro marcado por la libertad comercial o la renuncia a cualquier tipo de expansionismo territorial. Es decir, en plena Segunda Guerra Mundial, los Aliados ya veían posible una victoria y cómo se desarrollaría el mundo tras derrotar a las potencias del Eje. Sin embargo, las conferencias de Casablanca, El Cairo y Teherán, todas ellas en 1943, se desarrollaron para abordar temas relacionados con la guerra: el desembarco aliado en las costas de Sicilia, el papel de China durante el conflicto o la estrategia militar para asaltar Alemania.

Las conferencias de paz más conocidas son las que se celebraron en Yalta y Postdam, ambas en 1945. La primera fue una reunión entre Roosevelt, Churchill y Stalin, en la que se acordó el reparto del mundo tras la guerra y la creación de un organismo internacional para la paz internacional, que llevaría el nombre de ONU. Mientas que la segunda, en la que Harry S. Truman y Clement Attlee sustituyeron a Roosevelt y Churchill, respectivamente, sirvió para establecer la división de Alemania, Berlín y Viena, todas en cuatro zonas. En esta conferencia, también se determinó la creación de un tribunal internacional para procesar a los criminales nazis, la descentralización de la economía alemana o la promoción de prácticas democráticas. Posteriormente, las conferencias de Moscú y París terminaron de cerrar el ciclo para inaugurar un nuevo marco de relaciones internacionales.

Foto: D. Miller

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...