Budapest, testigo del paso de la historia

Viajar a Budapest es hacerlo en un enclave dónde la huella de su grandeza pasada se refleja en la belleza de sus palacios y en sus famosos y relajantes baños termales.

Los monumentos históricos de Budapest son incontables y dejan al turista boquiabierto

Para aquellos que buscan un destino que no sólo es sol, playa y relajación, una de las mejores opciones es viajar por el Centro de Europa. En el corazón del viejo continente lograrás recrear los pasos de siglos de una historia muy intensa, ya que antes de encontrar su propia identidad, ya la habitaron los romanos, y después la ocuparon otomanos, nazis y los rusos. Muchas veces conquistada, la capital de Hungría esconde tesoros por descubrir para aquellos que reservan viajes a Budapest y que quieran dejarse conquistar esta urbe que frontera entre la Europa occidental y oriental.

Y es precisamente estos 2.000 años de historia y el hecho de haber sido una de las grandes protagonista de los acontecimientos más trascendentales de la historia contemporánea de Europa, la capital húngara aún mantiene ese aire de desconocimiento que tanto bien hace a los turistas que deciden aventurarse en la aventura de descubrir sus atractivos.

Si aún no sabes nada de Budapest, tranquilo que te voy a dar algunas pistas para que seas consciente de la envergadura de su importancia turística. El Danubio, sus baños termales, la animada vida cultural (música clásica, escultura, opera y museos), su historia y su arquitectura, son sólo algunos de los recuerdos que el viajero que acuda a esta capital.

Por si aún no lo sabías, esta urbe en sí fue creada tan sólo hace poco más de 100 años gracias a la una unión de las ciudades de Buda y Pest. Los baños termales de Kiraly, Rudas y Geller son en esta ciudad una tradición centenaria y de una calidad fuera de toda duda, y una auténtica maravilla para descansar después de unos intensos días de turismo activos. Y qué decir de los paseos en barco por el Danubio, ya que ofrece una visión muy especial de la ciudad en tan sólo un par de horas, una opción muy interesante para viajeros con poco tiempo. .

No hay que ser un genio para darnos cuenta que lo que más llama la atención de Budapest es la huella de su grandeza pasada que se refleja en la belleza de sus palacios y que aun conserva esta capital suspendida en el tiempo, quizás debajo de alguna capas de historia, y a la que se le une el germinar de una ciudad innovadora, joven y rompedora. Aunque para ello haya que salirse de las paseos guiados y entrar en los típicos patios interiores de edificios antiguos, a veces casi en ruinas, donde creativos, tiendas y anticuarios guardan sus tesoros para quienes además de conocer Budapest, quieran conocer también a sus habitantes.

Fotografía: Chris

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...